Coche Inteligente

Volkswagen promete baterías un 50% más baratas y con mayor eficiencia para 2023

volkswagen electrico cargando

Estaba previsto que el año 2021 fuese el del estallido de los coches eléctricos. Todo apuntaba a que sus ventas batirían todos los récords hasta el momento. Sin embargo, la pandemia de coronavirus hizo que la cosa se paralizase y en 2021 no ha habido mucha mejoría al respecto. Esto , sin embargo, no tiene por qué ser visto como un problema. Sobre todo si nos atenemos al notición del año, el de la tremenda evolución de las baterías Volkswagen.

La firma alemana ha sorprendido a propios y extraños con una noticia que promete revolucionar el mercado: pretenden tener disponibles para 2023 baterías más eficientes y a un 50% del valor que tienen a día de hoy. Es decir, a mitad de precio, lo que promete un abaratamiento de baterías que reducirá enormemente el precio final de los vehículos eléctricos. Para ello, además, tiene planteado un plan sólido, pero… ¿será capaz de implantarlo a tiempo? ¡De eso precisamente venimos a hablaros hoy!

Los planes de Volkswagen 🚗

Los coches eléctricos ya no son un futuro lejano. Son cada vez más presente, pero siguen teniendo que enfrentarse a una realidad que resulta aplastante: del mismo modo que en España sale más barato comprar un litro de vino que un litro de leche, sigue siendo más barato contaminar con un coche tradicional que empezar a emitir muchísima menos contaminación, prácticamente ninguna, con un coche eléctrico. Esto es normal, todas las tecnologías, en el momento de su implantación, resultan elitistas, pero ha llegado el momento de empezar a abaratar costes para poner el coche eléctrico al alcance de todos los bolsillos.

Uno de los principales problemas de este tipo de vehículos es la eficiencia de sus baterías. Que un vehículo de estas características no pueda circular más de un número de kilómetros muy determinado sin necesitar parar varias horas para recargarse suponía un problema. Eso sí, la velocidad de carga no es el único frente que compañías como Volkswagen se han visto obligadas a combatir.

  • Había que conseguir una mayor eficiencia en el Volkswagen eléctrico, que recorriese más kilómetros con menos gasto de energía.
  • Había que conseguir un aumento considerable en la producción de baterías, lo que hiciese falta para igualar la producción de este tipo de vehículos con la de los de motor de combustión interna.
  • Obtener unas baterías más baratas de coche haría que los coches en sí mismos también fuesen más baratos. Así, el abaratamiento de baterías era uno de los puntos clave a la hora de entrar a competir directamente con los motores diésel y de gasolina.

Esto, que podría parecer un asunto inabarcable, o a desarrollar en algo más de una década, ha sido anunciado por la firma alemana de automoción para dentro de tan solo un par de años.

6 gigafactory de Volkswagen en Europa para 2030, la clave

Para ese año, las baterías Volkswagen se habrán convertido no solo en un referente a nivel mundial, sino que además su sistema a la hora de fabricarlas será todo un ejemplo a copiar para sus competidores. Ahora bien, ¿cómo pretende la compañía alcanzar los objetivos tan ambiciosos que se ha fijado en tan poco tiempo? Pues poniendo toda la carne en el asador con la construcción de seis monstruosas factorías a la última diseminadas por toda Europa. Las dos primeras en Alemania y Suecia, mientras que una de las otras cuatro suena para nuestro país.

Por lo visto, la idea es que en 2023 se empiecen a fabricar lo que en Volkswagen han venido a llamar ‘células unificadas’, un puente hacia la batería sólida que se antoja como el Santo Grial de la movilidad eléctrica. Pero la cosa no solo se quedará en la fabricación de estas baterías Volkswagen, porque de poco sirve instalarlas en sus vehículos si las estaciones de servicio no pueden asistir a los conductores de dichos vehículos.

Entre los planes de la marca germana está instalar más de 8.000 cargadores rápidos en estaciones BP de todo el continente. Este tipo de simbiosis entre compañías son justo lo que los usuarios necesitamos.

Por cierto, entre los planes más inmediatos de los alemanes, para 2022, está que la plataforma MEB que incorpora el Volkswagen eléctrico ID3 pueda funcionar de forma bidireccional. Es decir, que sea tanto capaz de recibir energía como de proporcionarla cuando sea necesario. Y eso, creednos, va a cambiar la concepción que tenemos de los coches eléctricos.

Consecuencias en el mercado 🤔

El éxito de las baterías Volkswagen vendrá de la mano de un cambio radical de mentalidad. Hasta ahora, las marcas clásicas habían intentado fabricar coches eléctricos como si se tratase de coches tradicionales. Esto ha acarreado grandes problemas de adaptación y, sobre todo, de eficiencia. Sin embargo, con el lanzamiento de la plataforma MEB y todos los años que esta lleva en investigación, Volkswagen parece haber dado un paso hacia  la modernidad de una vez por todas.

La primera consecuencia de esto en el mercado es que, presumiblemente, Tesla empezará a tener bastante más competencia en el mercado del coche eléctrico. Los de Elon Musk lo saben y por eso anunciaron hace tiempo que piensan rebajar sus precios para ponerse al nivel de los coches tradicionales. Al final, la competencia es lo único que garantiza a los compradores que las automovilísticas van a devanarse los sesos por ofrecer lo mejor y al mejor precio, y ese será uno de los grandes beneficios de la llegada de las nuevas baterías Volkswagen.

Teniendo en cuenta que hablamos de una de las marcas más series en el mundo de las cuatro ruedas, y que a este tipo de cosas no hay quien gane a los alemanes, lo cierto es que confiamos bastante en que Volkswagen cumplirá con todos los plazos que se ha impuesto. Ahora solo falta ver si esta nueva tecnología termina trayendo algo de trabajo a España con una de estas gigafactorías, ¡no vendría nada mal después de una crisis económica que amenaza con durar más incluso que la de 2008!

Dejar una respuesta