Domotica

Qué es la inteligencia artificial y cómo funciona

Qué es la inteligencia artificial y cómo funciona

Cada vez son más los elementos cotidianos que cuentan con inteligencia artificial. Inteligencia artificial en un televisor, en un smartphone, en un altavoz que responde a todas nuestras preguntas con más o menos acierto… Para entender qué es la inteligencia artificial debemos comprender que las máquinas que existen hoy en día tienen la capacidad de aprender. Aprender para mejorar. Y, al contrario que el ser humano, ellas no olvidan lo que tienen que hacer para hacer su cometido lo mejor posible, ¡ahí nos ganan por goleada!

Ahora solo nos falta descubrir por qué necesitamos la inteligencia artificial, qué busca y cómo subirnos al carro para conseguir que trabaje para nosotros y no termine siendo al revés. Hoy toca hablar de la IA y sus aplicaciones, ¿nos acompañáis?

Introducción a la inteligencia artificial

Al ser humano siempre le ha gustado jugar a ser Dios. Crear vida, sí, pero también dotarla de sentido, darle una conciencia propia. De ahí que dotar de inteligencia a las máquinas fuese un viejo anhelo de nuestra especie desde tiempos inmemoriales. Y de ahí que ese empeño se haya convertido en los que a día de hoy venimos a conocer como IA. Eso sí, ¿qué es la inteligencia artificial y cómo funciona? ¿para qué sirve? Definir qué es la inteligencia artificial no resulta sencillo, pero podríamos comenzar diciendo que es la inteligencia llevada a cabo por máquinas.

Los softwares de hoy en día son capaces de generar algoritmos de inteligencia artificial que permiten a las máquinas percibir, aprender, razonar, y resolver problemas. Todo ello sin necesidad de intervención humana. Ya no tenemos que decirles a las máquinas qué hacer, sino cómo aprender a hacerlo. ¿En qué consiste la inteligencia artificial? Pues, básicamente, en dotar a los artilugios electrónicos de la ‘sabiduría’ necesaria para que nos hagan la vida más sencilla. Esto ha permitido que en la actualidad la inteligencia artificial nos permita disfrutar del internet de las cosas, o que los primeros coches autónomos hayan comenzado ya a circular por nuestras carreteras.

Lo mejor de todo es que aún no sabemos a ciencia cierta de qué es capaz la inteligencia artificial. ¿Seremos capaces de dominar a sistemas que piensan como humanos? ¡Solo el tiempo lo dirá!

Masmovil ahorro

Por qué es importante la inteligencia artificial

Aunque puede que haya quienes no terminen de fiarse del todo de la tecnología, conviene tener claro por qué es importante la inteligencia artificial. En el mundo actual, la maquinaria cada vez es más importante. Nos hace la vida más sencilla, desde luego, pero podría hacerlo mucho más. Principalmente, la IA permite a los robots aprender de la experiencia y, en base a eso, actuar de una forma más eficiente. La inteligencia artificial nos ayuda a trabajar más y mejor, a gestionar el esfuerzo y a ahorrar un dinero que, en los tiempos que corren, no es que nos sobre precisamente.

Parece que hablar de inteligencia artificial sea algo muy futurista, pero cada vez está más presente en más detalles de nuestro día a día:

  • Reconocimiento facial de los smartphones
  • Los cada vez más de moda asistentes de voz
  • Apps que nos facilitan enormemente ciertas actividades cotidianas
  • Robots como las aspiradoras inteligentes, que aprenden las mejores rutas de cada casa. O las neveras, capaces ya de elaborar una lista de la compra en función de lo que detecte que ya no hay en su interior

Y eso por no hablar de todo lo que está por venir durante los próximos años. La revolución de los robots con inteligencia artificial ya está aquí, ¡y cuanto antes lo aceptemos, más pronto podremos usarla en nuestro favor!

Yoigo Custom

Las 3 leyes de la inteligencia artificial

Isaac Asimov, escritor ruso del siglo pasado con gusto por lo futurista, sentó las bases de las “tres leyes de la robótica” en sus obras. Todos los robots que aparecían en sus relatos debían cumplirlas, eran inherente a ellos por mucho que llegase a cambiar todo lo demás. Lo más probable es que os suenen, sobre todo si en su día visteis la maravillosa Yo, Robot protagonizada por Will Smith, pero por si acaso no, os las dejamos aquí mismo:

  1. Un robot no hará daño a un ser humano ni, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entren en conflicto con la primera ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.

Es decir, la inteligencia artificial robótica tiene un tope, y es que su acción vaya en perjuicio del ser humano. Esto, que en su día podía parecer demasiado literario, ha terminado siendo lo que los científicos que se dedican a esta rama de la técnica han seguido a pies juntillas para sus investigaciones. Solo faltaba que una creación humana terminase rebelándose contra la humanidad… ¡aunque a nosotros el robot de cocina nos mira raro últimamente!

Qué nos depara el futuro

El futuro, como hemos dicho un poco más arriba, ya está aquí. En 2020, por ejemplo, la ciudad de Madrid ha instalado numerosas papeleras inteligentes en sus calles. Estos nuevos artilugios están controlados por un sistema de inteligencia artificial que permite a los operarios ser más eficientes. Pero esto no es nada.

  • Transporte público autónomo
  • Casas capaces de gestionar sus propios recursos y hacer cada vez más cosas por sí mismas
  • Diagnósticos médicos más acertados
  • Aplicaciones educativas

El futuro es hoy, y de cuánto tardemos en enterarnos de por qué necesitamos la inteligencia artificial en nuestras vidas dependerá cómo de bien nos adaptaremos a él. Además, si dominamos qué es la inteligencia artificial y sus ventajas y desventajas, veremos oportunidades de negocio con las que otros no han alcanzado ni a soñar. ¿Habrá un día una mente artificial que se rebele contra el ser humano por haberla utilizado para sus propósitos durante toda una vida? Esperamos que no, pero al ritmo que avanza esto… ¡siempre tendremos la mosca detrás de la oreja con este tema!

Dejar una respuesta