Salud y Tecnología

Impresora 3D de alimentos: la carne de laboratorio ya está aquí

carne en impresora 3d

Las nuevas tecnologías han transformado por completo nuestra sociedad y cosas que hasta hace poco eran ciencia ficción se están convirtiendo en realidad. Un excelente ejemplo son los coches autónomos que evitarán multitud de accidentes en la carretera. Aunque tampoco podemos olvidarnos de los cohetes que Elon Musk mandará en breve a colonizar Marte. O de las impresoras 3D de alimentos, que son capaces de crear tu almuerzo pulsando un simple botón y revolucionarán el conceto de gastronomía.

¿Qué es una impresora 3D de alimentos? 🖨️

Las impresoras 3D son aparatos que nos permiten crear objetos físicos tridimensionales a partir de un diseño. Funcionan mediante la adición de capas y utilizan distintos materiales, como plásticos y resinas fundidas, que se solidifican en cuestión de segundos.

Las impresoras 3D de alimentos funcionan de una manera muy similar, pero utilizan materiales líquidos y en polvo como azúcar, chocolate, carne, verduras y otros ingredientes para crear los diseños y formas que quieras. Los primeros resultados eran muy sencillos, como galletas y purés, pero en la actualidad son capaces de imprimir pizzas y otras recetas más complejas.

Masmovil ahorro

¿Cómo surgen las impresoras 3D de alimentos? 🤔

La comida impresa en 3D es un descubrimiento bastante reciente, ya que la Agencia Espacial Norteamericana comenzó a investigar esta tecnología en 2006. En 2013 el proyecto denominado Programa Avanzado de Alimentos de la NASA concluyó con la creación de la impresora 3D Chef3D. Que tenía como objetivo garantizar la nutrición de los astronautas durante las estancias prolongadas. Y también permitir que su dieta fuera lo más variada y atractiva posible.

Sin embargo, muchas empresas vieron el enorme potencial de imprimir comida en la industria alimentaria, por lo que a partir de entonces se han desarrollado distintos modelos que aceptan una amplia variedad de ingredientes.

Yoigo Custom

Cómo funciona una impresora 3D de comida 🥩

Imprimir carne o verdura es mucho más complicado que usar plástico, ya que no basta con unir distintas capas. En este caso, las impresoras 3D de comida suelen tener una serie de capsulas que incluyen distintos alimentos. Por ejemplo, Foodini, una de las marcas más populares del mercado, posee un total de 5.

El proceso es muy sencillo, solo tienes que elegir una receta de la ingente base de datos y automáticamente la impresora comenzará a prepararla. Lo único que tenemos que hacer es introducir en las cápsulas los alimentos líquidos y en polvo indicados en la receta.

Las impresoras tienen conexión a Internet y cuentan con una pantalla táctil que es muy cómoda e intuitiva de usar. Además de apps para controlar todas las opciones cómodamente desde el teléfono móvil. Por ejemplo, podremos ordenar la impresión justo antes de salir de la oficina para encontrar la cena lista al llegar a casa.

Ventajas de imprimir comida en 3D 💡

Una de las grandes ventajas de la comida para imprimir es que podemos controlar al 100% los ingredientes. Y por tanto, las vitaminas, carbohidratos y grasas que introducimos en nuestra dieta. Algo que será de inestimable ayuda a diabéticos, personas con ciertas dolencias o que quieren perder peso. Y no menos importante, todas tu recetas saldrán siempre igual de buenas, sin importar si ese día estás inspirad@ o no.

¿Es la carne de laboratorio el futuro de la alimentación? ¡Descúbrelo en Tecnologíadelfuturo! Clic para tuitear

Pero sin duda, lo más espectacular es el atractivo visual de muchos platos, ya que estos dispositivos pueden crear formas, texturas y decoraciones que resultarían virtualmente imposibles hacer con otros medios. Esto ha llamado la atención del mundo de la alta cocina, que ha sido el primer interesado en sacarle el máximo partido a esta tecnología.

La comida del futuro 🔮

La comida para imprimir todavía es una tecnología bastante cara que está en desarrollo. En la actualidad tenemos algunos modelos comerciales como el mencionado Foodini, ChefJet, CocoJet y Dovetailed, cuyo precio oscila desde los 4.000 a los 10.000 euros. Por lo que suelen estar reservados a empresas y establecimientos para elaborar sobre todo productos de repostería.

Todavía quedan algunos años para que sus precios sean más accesibles para el gran público y cada hogar cuente con su propia impresora que imprime comida. Pero las expectativas son muy esperanzadoras. Ya que empresas como Natural Machines tienen como principal objetivo crear un procesador de alimentos de uso doméstico a corto plazo.

personas usando impresora 3d

Y también hay investigaciones muy interesantes. Por ejemplo, Creatives Machines está investigando el uso de láseres para cocinar los alimentos a la vez que se imprimen. En este sentido, usarían un láser azul para la correcta cocción de los alimentos y un láser infrarrojo para dorarlos por fuera.

Y hasta aquí la entrada de hoy, en la que hemos hablado de las impresoras 3D de alimentos y su inmediata llegada a nuestros hogares. ¿Qué opinas de este concepto de imprimir comida? ¿Te parece saludable? ¿Lo has probado alguna vez? Como siempre, no te cortes y cuéntanos que pasas por tu cabeza en los comentarios. ¡Hasta la próxima!

Dejar una respuesta