Salud y Tecnología

Qué es la app mHealth y cómo usarla para cuidar de tu salud

app salud

En un tiempo en el que nos preocupamos más que nunca por nuestra salud, las apps médicas de mHealth se han convertido en toda una referencia. Lo que hace unos años habría sido pura desconfianza, ahora es una esperanza para nuestro bienestar. La telemedicina es una realidad, y lo es gracias a lo rápido que nos hemos acostumbrado a ir de una app de mHealth a otra. De hecho, lo más probable es que llevemos tiempo utilizándolas y que ni siquiera supiésemos que lo estábamos haciendo. ¿Qué es la mHealth? Os lo contamos, ¡y os contamos también cómo utilizarla en vuestro favor!

En qué consiste mHealth 🤔

La mHealth, también denominada ‘salud móvil’, es un revolucionario concepto que ha vivido su máximo auge en nuestro país debido a la pandemia de coronavirus. El riesgo que conllevaba desplazarnos hasta un centro hospitalario, tanto para nosotros como para el personal sanitario, hizo de la telemedicina una realidad. Y claro, para poder aplicarla como era debido necesitábamos apps móviles que nos permitiesen disfrutarla en condiciones. Eso sí, ya podíamos encontrar alguna que otra app de mHealth mucho antes de la covid-19, ¡lo único que ha hecho la terrible enfermedad es que tanto instituciones como usuarios se lancen a utilizarlas de una vez por todas!

Siempre hemos pensado que era impepinable que las cuestiones sanitarias había que tratarlas cara a cara con nuestro especialista médico de confianza. Sin embargo ahora, entre la necesidad, la comodidad de los dispositivos móviles y los avances tecnológicos en las apps médicas, nos estamos pensando muy mucho lo de no volver a pisar un centro hospitalario a no ser que sea estrictamente necesario. Desbloquear nuestro teléfono, iniciar una de las muchas aplicaciones médicas que tenemos a nuestra disposición y encontrar la atención que necesitamos, estemos donde estemos y en cualquier momento, es una auténtica gozada.

Entonces, en resumidas cuentas, ¿qué es la mHealth? La mobile health es la demostración de que las cosas en el mundo sanitario podían hacerse mucho mejor aún. Es llevar una garantía de vida en nuestro bolsillo. Dependiendo de la app de mHealth que utilicemos podemos desde monitorizar nuestra estado de salud en tiempo real hasta comunicar una urgencia. Y eso, en un aspecto tan crucial como nuestro bienestar y en una sociedad en las que los colapsos de cualquier tipo son cada vez más habituales, es una verdadera tranquilidad. Ahora bien, ¿seguiremos usándola tras la pandemia? ¡Hablemos de lo que vendrá!

El futuro de la medicina a distancia 👨‍⚕️

Aunque es una frase muy manida, podemos decir sin temor a equivocarnos que la tecnología mHealth ha llegado para quedarse. Sí, ya, lo mismo dijeron del teletrabajo y al final han sido muchos los que han tenido que volver a sus puestos mucho antes de pensar siquiera en tener la pandemia controlada, pero os aseguramos que esto es distinto. Sobre todo porque no es ya únicamente una demanda de los usuarios. Los profesionales médicos se han dado cuenta de que, habiendo alternativas que eviten su exposición, lo mejor es fomentarlas y ahorrarse disgustos. ¿Y sabéis qué? ¡Que al final ganamos todos!

  • Evitamos desplazamientos y horas de espera.
  • Nosotros tampoco nos exponemos a las posibles enfermedades que puedan transmitirnos el resto de pacientes.
  • Atención en el momento en el que la necesitamos, no semanas más tarde de presentar el problema de salud.

Además, la combinación de cualquier app de mHealth con los dispositivos wearables harán que los médicos cada vez afinen más sus diagnósticos. ¿Qué son este tipo de dispositivos? Relojes inteligentes, pulseras de actividad, ropa con sensores que detecten, entre otras cosas, nuestro ritmo cardíaco…

En un futuro relativamente cercano, un médico podrá realizar el análisis de nuestras condiciones sanitarias sin necesidad de reconocernos en persona. Tan solo tendrá que conectarse al historial de datos recogidos por nuestra ropa y nuestros complementos y ver qué es exactamente lo que nos ha pasado. De hecho, la siguiente evolución de cualquier app de cuidado de salud será que sea capaz de avisar a los servicios sanitarios de forma completamente automática si detecta algún tipo de anomalía. Llevar un smartwatch no solo nos servirá para medir el nivel de oxígeno en sangre, sino que podrá salvarnos la vida de forma literal, y eso es una auténtica pasada.

Yoigo Custom

Regulación en España 🧐

Una app mHealth es reconocida entre el grupo de aplicaciones médicas en nuestro país hasta que no obtiene el certificado CE de medical app, amén de otras regulaciones similares. ¿Y qué nos garantiza esto? Pues que dicha app de mHealth en concreto es segura desde el punto de vista médico. O lo que es lo mismo, que podemos fiarnos de su información y mediciones porque están de sobra contrastadas por las autoridades pertinentes.

  • Este es el motivo de que tanto Samsung como Apple se estén pensando muy mucho cómo presentar sus nuevos sensores de medición de azúcar en sangre. ¡No pueden asegurar que son tecnología mHealth sin ser aprobados antes por las autoridades sanitarias!

Además, la regulación en España del mHealth también implica que, para operar en nuestro país, los desarrolladores deban conseguir el beneplácito de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Solo así podrán hacerse con el citado certificado CE Medical APP.

Con la salud no se juega, y es por eso que los productos tecnológicos deben pasar una serie de filtros hasta llegar a nosotros. Esto, que podría parecer un esfuerzo de las instituciones por mantenernos al margen de la evolución tecnológica, en realidad es muy de agradecer. No podemos confiar en lo primero que se nos ponga por delante diciéndonos que es lo mejor para nuestra salud. Algo así hemos permitido que ocurra con la información y hemos sembrado la redes sociales de fake news. El problema es que con una mala gestión de la mHealth no hablamos de perder la credibilidad, sino de llegar incluso a perder la vida.

Con las nuevas aplicaciones médicas ocurre como con las vacunas del coronavirus: nos han falta, pero primero hay que ver si son realmente fiables. Eso sí, al final llegan, ¡y siempre es para bien!

Dejar una respuesta