Salud y Tecnología

Qué es la bioimpedancia y para qué sirve su medición

bascula bioimpedancia

Vivimos en la época de la historia en la que más información tenemos sobre las cosas que comemos y, a su vez, en la que mejor conocemos nuestro cuerpo. Sin embargo, lo cierto es que los porcentajes de obesidad en nuestra sociedad llevan años constituyendo una enorme preocupación para la comunidad médica, que ya no sabe cómo abordar el hecho de que necesitamos cuidar mejor nuestra dieta y llevar una vida activa en lo deportivo.

De ahí que avances como la bioimpedancia eléctrica se tornen tan importantes tanto en la actualidad como en un futuro próximo, y es que se trata de una herramienta que nos dice, de forma rápida y visual, cuál es el estado exacto de nuestro cuerpo. ¿Pero qué es la bioimpedancia exactamente? Pues una forma de medir la composición corporal y su cantidad de grasa hasta el más mínimo detalle sin necesidad alguna de tener que someternos a un análisis exhaustivo por parte de un profesional. El método que utiliza es el de las capacidades eléctricas de los tejidos biológicos. Dicen que ‘si todos saben, todos gobiernan’, y en este caso… ¡si todos sabemos, todos podremos cuidarnos muchísimo mejor!

Cómo funciona la bioimpedancia 🤔

Dicho de forma sencilla, la bioimpedancia es un concepto que se aprovecha del hecho de que los tejidos del cuerpo humano pueden transmitir corrientes eléctricas. ¿Y qué mide la bioimpedancia? Pues ni más ni menos que cuánto tarda una corriente eléctrica de bajo voltaje emitida por una báscula de bioimpedancia en atravesar el organismo

Dicha corriente eléctrica no atraviesa a la misma velocidad los tejidos sin grasa, por los que viaja más rápido, que los tejidos con grasa, por los que va más lenta. A sabiendas de ello, una máquina de bioimpedancia es capaz de deducir qué cantidad de agua hay en un organismo y, por eliminación, qué cantidad de grasa hay también dentro del mismo.

¿Y cómo se calcula la bioimpedancia? Pues mediante la aplicación de una serie de fórmulas matemáticas previamente estipuladas. El significado de bioimpedancia corporal es, pues, la resistencia que ofrece un organismo a una corriente eléctrica de bajísimo voltaje y cómo ésta sirve para determinar una aproximación bastante exacta de la composición del cuerpo que se ha sometido a ella.

Lo cierto es que, sin llegar a ser infalible, se ha demostrado que la bioimpedancia sí que es fiable. Lo suficiente para que profesionales de la nutrición y de la medicina general confíen en este método a la hora de determinar cómo afrontar, por ejemplo, el progreso de una persona cuyo objetivo es bajar de peso.

Si os estáis preguntando dónde se realiza la bioimpedancia, lo cierto es que el lugar más apropiado para ello es la consulta de un nutricionista, aunque ya es posible someterse a una prueba de bioimpedancia en una farmacia o incluso en casa, ya que las básculas de bioimpedancia resultan cada vez más asequibles. Sea como fuere, los resultados de la bioimpedancia son un gran punto de partida para empezar a cuidarse.

Qué tipos de bioimpedancia existen 🧐

Ahora que ya sabemos qué es la bioimpedancia magnética y cómo funciona, toca ver los tipos de bioimpedancia que existen, que son básicamente tres y están muy definidos en función de sus características:

  • Diferencia entre bioimpedancia total y segmental

Las básculas de bioimpedancia total ofrecen un resultado general de la cantidad de grasa en el organismo. Sin embargo, las de bioimpedancia segmental tienen la capacidad de ofrecernos los resultados por zonas, lo que resulta ideal para saber dónde está localizada y poder hacer trabajo físico específico con el que eliminarla.

  • Diferencia entre bioimpedancia monofrecuencia y bioimpedancia multifrecuencia

Las dos funcionan del mismo modo, solo que la bioimpedancia multifrecuencia ofrece resultados más precisos y, además, es capaz de diferenciar entre el agua que está en el interior de las células y la que está en el exterior.

  • Diferencia entre bioimpedancia básica y completa

En esta ocasión, la diferencia entre ambas es el número de contactos a la hora de hacer la prueba. Mientras que la bioimpedancia básica toma datos de las extremidades superiores o de las inferiores, la completa tiene contactos tanto en las manos como en los pies. De ahí que este último tipo de básculas de bioimpedancia sea más fiable (y algo menos económico a la hora de adquirirlas).

Básicamente, las básculas de bioimpedancia se diferencian en los parámetros que tienen en cuenta para hacer sus mediciones. Cuantos más sean, mejores mediciones se obtienen y, por tanto, más fiables son sus resultados. ¡Así de sencillo!

Yoigo Custom

Usos presentes y futuros ⚙️

Aunque al hablar de bioimpedancia conviene tener claro que no hay que quedarse con el resultado que esta ofrezca, sino con la tendencia que muestre, lo cierto es que este tipo de tecnología para determinar la cantidad de grasa de un cuerpo humano cada vez está más presente en nuestro día a día.

Lo único que nos falta es darle el valor que realmente merece, ya que el hecho de someterse a un estudio de bioimpedancia es rápido y muestra muy a las claras si hay que emprender algún tipo de cambio en las rutinas de vida.

La única forma de conseguir una sociedad más saludable y, por tanto, reducir el gasto en sanidad, es consiguiendo que la gente deje de fumar, de beber, haga más deporte y cuide su dieta para gozar de un organismo mucho más sano. Con las dos primeras cosas no puede hacer mucho la bioimpedancia, pero con las otras dos sí: decirnos cuándo es necesario empezar a tomárnoslas en serio, para empezar.

Ojalá aprendamos a visionarlo como un elemento más de la gamificación de la que tanto se habla últimamente. ¡Al final, todo lo que suponga un estímulo que le sirva a nuestra mente para reaccionar, bienvenido sea! ¿Verdad? Además, el hecho de que los modelos domésticos se obtengan ya con apps móviles y se integren con nuestros smartphones, smartwatches y bandas deportivas ayudará muchísimo en este sentido. Cuerpo solo tenemos uno, ¡y tiene que durarnos toda una vida!

Dejar una respuesta