Salud y Tecnología

Qué son los nanorobots aplicados a la medicina y su importancia en el futuro

nanorobots en medicina

Los nanorobots en medicina podrían parecer cosa de un futuro lejano, pero lo cierto es que ya están entre nosotros… y podríamos llevar uno dentro sin saberlo. No, no os preocupéis, que no andan por ahí inyectándolos sin ton ni son, pero son tan mínimamente pequeños que, de haber querido, podrían habérnoslos puesto en un vaso de agua y haberlos ingerido sin tener ni idea.

Los nanorobots son más reales de lo que pensamos, pero, por fortuna, están de nuestro lado. Muy pronto resultará de lo más común el hecho de llevar nanorobots en el cuerpo humano, y lo será porque nos ayudarán con mil y un problemas que hasta la fecha tenían difícil solución, o incluso ninguna. Eso sí, vayamos poco a poco, que hay mucho que aprender en esto de los nanorobots médicos. Hoy venimos a contaros todo lo que sabemos sobre el tema, ¡para que no os extrañéis cuando dentro de muy poco os digan que os van a meter unos cuantos en el interior!

Cómo funcionan los nanorobots 🤖

Antes de hablar de cómo funcionan, conviene conocer la definición de nanorobots, ¿no creéis? Si buscáis qué son los nanorobots en Google, alucinaréis al comprobar que se trata de aparatos tecnológicos imposibles de detectar a simple vista que el hombre ha sido capaz de construir gracias a los avances de la técnica. Su tamaño es muchas veces inferior a un milímetro, así que, desde sus inicios, se tuvo claro que eran perfectos para llevar a cabo ciertos trabajos dentro del cuerpo humano que son totalmente inaccesibles de ningún otro modo.

El funcionamiento de los nanorobots depende de cada uno de ellos y para qué haya sido creado. Eso sí, los destinados a la nanomedicina se introducen, por ejemplo, en forma de cápsula. En función de su cometido, pueden moverse de forma completamente autónoma por el organismo o ser dirigidos por los profesionales médicos para cumplir con una función muy específica, como ocurre con algunos de los ejemplos que veremos en el siguiente apartado del texto.

Lo que realmente queremos que os quede claro de esta primera toma de contacto con los nanorobots es que el hombre, tras muchos años intentándolo, ha sido capaz de desarrollar una tecnología nanométrica capaz de cambiar las reglas del juego. Ya no habrá que abrir un cuerpo a las primeras de cambio o. confiar en que una medicina llegue a su destino por pura casualidad. Ahora tendremos poder de decisión sobre estos aspectos, y eso es una auténtica maravilla.

Aplicaciones de los nanorobots en medicina 🧐

Ya sabemos que los nanorobots existen de verdad, así que toca ir viendo para qué sirve este tipo de nanotecnología.

Unas líneas más arriba os hablábamos de introducirlos en una cápsula, y lo hacíamos porque este método ya se está utilizando para explorar el sistema digestivo. Ante un posible problema que no pueda detectarse de ningún otro modo, los médicos pueden introducir una cámara de vídeo de proporciones nanométricas para localizar dónde está la causa y poder así poner solución. En este caso, la cámara entra por la boca y sale por el ano, por lo que no necesita ningún tipo de impulso: el tracto digestivo se encarga de todo.

Sin embargo, ya están poniéndose a prueba otros tipos de nanorobots en medicina que cambiarán ciertos tratamientos para siempre. Por ejemplo, habrá unos capaces de disolver trombos. Viajarán hasta ellos y los disolverán ipso facto para evitar cualquier tipo de problema cerebrovascular.

Y precisamente el cerebro será otro de los grandes beneficiados, ya que hacer llegar medicamentos al interior del cráneo no resulta tarea sencilla. Muy pronto esto cambiará, pues los nanorobots serán capaces de llevarla hacia allí por el interior de nuestras venas y arterias, solo habrá que saber qué ruta elegir.

Esto, además, será aplicable a los nanorobots contra el cáncer, ya que gracias a ellos se conseguirá que los medicamentos contra este mal sean mucho más efectivos. Poder aplicarlos sobre la zona afectada no solo mejorará el porcentaje de acción de la medicina sobre los tumores, sino que además hará que los pacientes no sufran tantísimos efectos secundarios como hasta ahora.

Aunque habrá quien se niegue a que los utilicen dentro de su organismo, lo cierto es que los nanorobots en medicina han llegado para convertirse en la panacea a multitud de problemas, ¡habrá que acostumbrarse!

Yoigo Custom

Cuándo puede ser una realidad 🗓️

Mientras que las cámaras de vídeo que caben dentro de una pastilla son una realidad desde hace unos años, aún tendremos que esperar un poco para que uno de estos artilugios de reducidas dimensiones naveguen por nuestro sistema circulatorio para disolver un trombo mortal de necesidad como si de un caballero medieval lanza en mano se tratase. Este tipo de cosas conllevan tener que estar muy seguros del procedimiento, aunque por suerte son ya varios los equipos médicos en todo el mundo que llevan ya unos años trabajando con esta tecnología.

Dicho de otro modo, si mañana ingresamos en un hospital no nos meterán un nanorobot dentro que guíe los medicamentos por nuestro cuerpo. Eso sí, si dicho ingreso se produce en tan solo unos años… ¡la cosa puede ser muy distinta!

Tengamos en cuenta que para el año 2030 gran parte del parque móvil mundial será eléctrico, o que muy poco más tarde, a partir de 2033, el hombre pisará Marte por vez primera tras un viaje de alrededor de 9 meses por el espacio.

Si vamos a ser capaces de hacer todo esto, que supone un avance bestial en la historia del ser humano, ¿cómo no vamos a ser capaces de introducir en nuestros cuerpos una tecnología minúscula que promete hacer tantísimo bien por nosotros!

Los nanorobots en medicina, aunque no se hayan instaurado aún, ya están aquí. Mucho ojo al final de esta década, porque va a venir movidito… ¡y no queremos ni imaginarnos cómo va a ser el inicio de la siguiente! 

¿Os imagináis algún posible uso más para estos nuevos juguetitos? ¡Os leemos en los comentarios!

Dejar una respuesta