Smart City

Los efectos de la Smart City en la economía

economia y smart city

A estas alturas, ya sabes que una Smar City o ciudad inteligente es aquélla en la que se aplican las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) en sus infraestructuras con el objetivo de:

  • Aumentar la eficiencia energética.
  • Mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
  • Incrementar la participación ciudadana.
  • Lograr un desarrollo sostenible.

Las smart cities han de lograr aunar todos estos objetivos para cumplir realmente con las funciones que se le presuponen a este tipo de ciudades.

Pero conseguir la creación de una ciudad inteligente implica la adopción de numerosas medidas que tienen su repercusión directa en la economía de las mismas.

Para que una ciudad sea considerada como inteligente, se han de implementar sistemas que permitan abastecer a la población desde el punto de vista energético y de provisión de bienes y materias primas, reduciendo las emisiones contaminantes y sin menoscabar la seguridad ni los servicios a los ciudadanos. Eso significa un cambio en el modelo de ciudades actuales que requiere de importantes inversiones.

Economía de la Smart City 📈

La previsión es que en 2050 el 66% de la población mundial viva en centros urbanos y que el 85% de la población viva en una smart city. Para lograrlo, los grandes núcleos urbanos deben afrontar un importante reto que afecta de manera directa a su economía.

Hay que adaptar las ciudades actuales para convertirlas en una smart city con proyectos de crecimiento sostenible que logren reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de energía para mejorar la eficiencia, además de apostar por las energías renovables para la generación de energía eléctrica.

La remodelación de las ciudades y la adecuación de éstas a las nuevas tecnologías significa que la creación de una smart city tendrá beneficios económicos para las empresas y para la población, pues será un factor de creación de riqueza y empleo muy a tener en cuenta en los años venideros.

  • La smart city favorece el desarrollo social porque ofrece nuevos espacios para innovar, crear nuevos negocios y generar ideas.
  • Contribuye a la reducción del gasto público en la gestión de los servicios.
  • Mejora la calidad y la eficiencia gracias a esa adecuada gestión de los procesos.
  • Permite una rápida identificación de las necesidades de los ciudadanos.
  • Ayuda a optimizar la planificación de los servicios.
  • Mejora la transparencia de las administraciones locales porque facilita información en tiempo real a los ciudadanos, que participan en sus ciudades de manera más activa.

Todas estas ventajas de las ciudades inteligentes tienen una repercusión directa o indirecta en el aspecto económico.

Hacia dónde se mueven los mercados 🤔

En Europa y Norteamérica, las restricciones presupuestarias obligan a las administraciones públicas a asociarse con el sector privado para cumplir con los objetivos de creación de ciudades inteligentes.

Las ciudades buscan socios en las empresas privadas para que realicen las inversiones en tecnología e innovación que los maltrechos presupuestos públicos impiden.

Para lograr la creación efectiva de smart cities a partir de las ciudades actuales, es imprescindible contar con la infraestructura tecnológica adecuada, los servicios inteligentes necesarios y un entorno abierto con una ciudadanía participativa.

Ello favorece a compañías que sean capaces de innovar en campos como el sector de las infraestructuras, las energías o las telecomunicaciones.

Muchas de las empresas de este tipo ya prestan sus servicios a las administraciones públicas de las ciudades, lo que les permite ampliar sus negocios. Y, las que son de nueva creación, enfocan su modelo de negocio hacia este campo, dadas las oportunidades que se pueden generar en los años venideros.

Así, entre los perfiles de empresas que tienen como objetivo la creación de ciudades inteligentes, podemos encontrar:

  • Proveedores de servicios como redes, conectividad, energía, transportes o sistemas de distribución.
  • Proveedores de tecnologías, internet de las cosas o inteligencia artificial.
  • Gestores de servicios de monitorización, control y gestión.

Son algunas de las tendencias actuales. No hay más que prestar atención a un dato: en Barcelona, considerada como la mayor smart city de España, se dispara la creación de empresas de este tipo. La capital catalana es todo un referente internacional del sector y son pequeñas y medianas empresas con un alto componente tecnológico las que están sosteniendo este dato. En España hay en torno a 470 empresas dedicadas a la tecnología urbana y más de la mitad de ellas se encuentran en la ciudad de Barcelona.

Yoigo Custom

Las empresas en la Smart City 🏙️

Dados todos los beneficios que tiene la adaptación de las ciudades a smart cities, cada vez más empresas quieren formar parte de lo que se conoce como Smart Economy. Esto permite enfocar los negocios de manera diferente, gracias a la innovación y a la personalización de los servicios a los consumidores. ¿Cuáles son los beneficios para las empresas?

  • Se fortalece la capacidad para generar y gestionar un negocio.
  • Se incrementa la productividad.
  • Aumenta la creatividad y la innovación en las empresas.
  • Se crean nuevos modelos de negocio.

Las pymes tecnológicas y los nuevos emprendedores encuentran en las Smart Cities nuevos espacios de mercados emergentes. Eso significa que la tecnología está generando nuevas oportunidades de negocio para responder a las nuevas necesidades de la población.

Las empresas, por tanto, están siendo y serán una parte esencial en el desarrollo de las ciudades inteligentes. De hecho, la colaboración público-privada, así como el uso de la tecnología, es un factor importante para la verdadera puesta en marcha de las ciudades inteligentes.

La gestión en las smart cities de la movilidad, el agua, la energía, los residuos y cualquier otro aspecto que afecte a las zonas urbanas debe ser abordada en la planificación de las smart cities de las empresas, con el fin de lograr todos los objetivos de este nuevo modelo de desarrollo urbano.

Por tanto, diremos que las empresas juegan un papel muy importante para cumplir los objetivos que se persiguen desde el concepto de ciudades inteligentes. Y, además de aportar, también tienen mucho que ganar desde el punto de vista económico.

Dejar una respuesta