Smart City

Impresoras 3D

impresora 3d real

La mayoría de las personas que se interesan por una impresora 3D se encuentran bastante perdidas al principio. Es algo normal, ya que existen varios tipos de tecnología, diferentes gamas de precio y materiales para imprimir. Por ello, en la entrada de hoy vamos a hablar de todo lo que debes saber sobre las impresoras 3D, sus principales usos y modelos disponibles.

Cómo funcionan las impresoras 3D

Crear un modelo 3D

Primero hay que crear el modelo a imprimir. En la actualidad tenemos programas y aplicaciones de modelado para educación que son gratis, como OpenSCAD y FreeCAD. Y también otros especialmente diseñados para profesionales que pueden costar miles de euros.

Además, existen miles de plantillas que otros usuarios han creado y podemos descargar directamente. Es la opción más rápida, ya que nos ahorra una gran cantidad de trabajo. Y algunos de los modelos son realmente impresionantes.

Y, por último, podemos utilizar un escáner 3D. Esto nos permite capturar una imagen tridimensional de cualquier objeto y reproducirlo posteriormente con exactitud.

Edita, descarga o escanea tus imágenes para usar tu impresora 3D Click Para Twittear

Modelado por capas

Una vez que tenemos el modelo deseado, el software de la impresora 3D se encargará de dividirlo en una serie de capas muy finas que serán impresas una a una hasta finalizar el diseño. Cuando se trata de objetos con partes aisladas, como es el caso de una figura con piernas y brazos, el proceso se complica.

Para imprimir diseños complejos necesitaremos un material auxiliar de soporte. Servirá de base para impedir que las piezas delicadas se desprendan y podremos separarlo del resto una vez que hayamos concluido nuestro trabajo.

Tipos de materiales

Los materiales utilizados son muy variados. Y dependen del uso que vayamos a darle, desde prótesis médicas, piezas de ingeniería o incluso aplicaciones gastronómicas. En cuyo último caso los plásticos o metales son sustituidos por una mezcla alimenticia.

Los materiales más usados en el diseño de la impresoras 3D

  • El ABS, un plástico resistente al calor, duro y con un ligero grado de flexibilidad. Un kilo puede estar en torno a los 20 euros.
  • El poliácido láctico suele estar formado por almidón de maíz y caña de azúcar. Es una opción mucho más ecológica que la anterior, ya que no provoca emisiones nocivas. Su precio también ronda los 20 euros el kilo.
  • Otras alternativas más caras es el Laybrick, que simula el aspecto de la arenisca y cuesta 100 euros el kilo.
  • El Laywoo-D3 que contiene polvo de madera.
  • El Filaflex, fabricado con poliuretano y que destaca por su gran maleabilidad. Este último material es el que se usa, por ejemplo, para fabricar carcasas de móviles y tiene un precio de unos 50 euros el kilo.

Limpieza del modelo

Una vez impresa la última capa, es necesario esperar para que el material se solidifique. El tiempo estará indicado por el propio fabricante y varía en función del material elegido. Ten en cuenta que las piezas estarán llenas de rebabas, especialmente en las impresoras 3D de baja gama.

Así que no nos quedará más remedio que lijar el objeto hasta eliminarlas por completo.

Yoigo Escritorio

Tipos de impresoras 3D

FDM (modelado por deposición fundida)

Es el tipo más común de impresora 3D hoy en día. La impresión se lleva a cabo mediante filamentos termoplásticos que añaden capas hasta formar el objeto.

Son populares en entornos domésticos y centros educativos debido a su bajo precio, ya que se pueden conseguir desde los 150 euros. Además, algunos modelos son capaces de imprimir con filamentos PLA, ABS o nylon.

SLA (Estereolitografía)

El SLA es el primer sistema de impresión creado y sigue teniendo mucha vigencia en la actualidad. Se caracterizan por usar una resina fotosensible en lugar de filamentos, que mediante la exposición a rayos ultravioletas va consolidando cada una de las capas.

Las impresoras 3D SLA son usadas en los sectores de la joyeria

Estas impresoras 3D sacrifican superficie de impresión por una mayor precisión en las piezas, por lo que son muy demandas en algunos sectores como la joyería.

Estamos ante equipos propios del ámbito profesional. Con una gran rapidez de trabajo y mejor acabado que el FDM, por lo que apenas hará falta limpiar la pieza.

SLS (Sinterizado selectivo por láser)

Su funcionamiento es similar al SLA. Sin embargo, en lugar de usar resina líquida emplea derivados del nylon o fibra sintética de poliamida. Aunque también es capaz de trabajar con cerámica y metal.

Por ello, son equipos que disponen de una mayor potencia para solidificar estos materiales. Su uso está muy extendido en sectores industriales que necesitan crear piezas resistes a los golpes y las oscilaciones bruscas de temperatura.

El proceso es muy costoso y es necesario una gran tarea de postprocesado de los objetos, desperdiciándose hasta un 30% del material.

DLP (Procesamiento digital de luz)

Otra variante del SLA, ya que ambas usan resina fotosensible. La diferencia es que el DLP utiliza un sistema de espejos para reflejar la luz en lugar de emitir rayos ultravioletas.

Son habituales en la fabricación de dispositivos móviles, ya que la calidad de las piezas es prácticamente perfecta y el tiempo de ejecución muy rápido. ¿Lo usaran en el futuro para fabricar los moviles 5G?

Yoigo Custom

Usos de las impresoras 3D

Las impresoras 3D han revolucionado por completo algunos sectores industriales. Y también son de gran utilidad para el uso doméstico.

  • El mundo de la automoción y la aeronáutica ya utilizan estos aparatos para producir sus piezas. Y los cohetes que colonizarán el espacio estarán construidos con esta tecnología.
  • La alta cocina, centrada en la experimentación de nuevos sabores y texturas, también ha aprovechado de las ventajas de las impresoras 3D. Especialmente en el sector de la repostería, donde asistimos a la creación de postres con unos diseños exquisitos.
  • El mundo de la moda tampoco se ha visto ajeno a la impresión 3D. La gran ventaja es que no limita la creatividad del diseñador, ya que se pueden crear conjuntos “imposibles” y tenerlos listos en cuestión de horas. Y además, permite crear ropa personalizada a partir de nuestras medidas exactas.
  • Pero es sin duda en el campo de la medicina donde se están obteniendo resultados más asombrosos. Se han desarrollado prótesis que se adaptan a la perfección a las características del paciente. Y realizados trasplantes de huesos y tráqueas artificiales con éxito. En el futuro, podremos crear nuevos órganos a partir de materiales compatibles con nuestro cuerpo, mejorando en gran medida la calidad de vida de los pacientes.
El uso de las impresora 3D va desde la moda, a la repostería pasando por la medicina y la aeronáutica. Click Para Twittear

Cuánto cuesta una impresora 3D

Existen muchos tipos de impresoras 3D distintas, por lo que la gama de precios varía en función del modelo elegido. Y también si decidimos comprarla en Europa o directamente a China. En el segundo caso saldrá más barato, pero también podemos tener problemas si surge cualquier avería.

Por 150 euros puedes comprar una Creality Ender 3. Tiene una calidad de impresión aceptable, aunque es bastante lenta. No obstante, es el modelo recomendado si quieres probar estos equipos para experimentar con ellos.

Otras impresoras muy económicas son las CR-10S y la Tevo Tornado, con un precio en torno a los 300 euros y una ligera mejora de las prestaciones.

Pero si queremos una impresora 3D para darle un uso más continuo o profesional, tendremos que irnos a un rango aproximado de 1.000 euros. En este sentido, quizás la mejor impresora 3D sea la Ultimaker 3, que ofrece una gran versatilidad y tiene una relación calidad precio muy ajustada. Aunque existen equipos mucho más caros y precisos, como la Ultimaker 3 que sobrepasa los 3.000 euros.

 

2 comentarios

  1. Es increible la de posibilidades que tienen estas impresoras. Se podria crear absolutamente de todo!! Incluso existen impresoras de comida 3d…

Dejar una respuesta