Tecnologiadelfuturo

Tecnologiadelfuturo
Smart City

La gestión de residuos en la Smart City

En general, en España reciclamos muy poco. Las estadísticas nos sitúan entre los 3 peores países de la Unión Europea en la gestión de residuos. Si queremos evitar que los recursos se acaben y dejar a nuestros hijos un mundo donde puedan vivir, hay muchas cosas que cambiar.

La cultura de usar y tirar tan popular en nuestros días debe dar paso a una economía circular. Este concepto se basa en la reducción del consumo, así como la reutilización, reparación y reciclaje de los residuos. Será esencial en las Ciudades Inteligentes de los próximos años.

En la entrada de hoy vamos a hablar de la gestión de desechos en la Smart City. Veremos los principales tipos de basura que existen y el futuro que nos espera en el reciclaje de residuos.

Tipos de residuos y su gestión 🏙

La normativa actual define residuo como todo material de desecho que es necesario trasformar, almacenar o eliminar. El objetivo es evitar problemas sanitarios o ambientales, ya que algunos residuos procedentes de hospitales o fábricas pueden ser altamente tóxicos. Y también hacer un uso más responsable y sostenible de los recursos. Ya que al reciclar evitamos el agotamiento de las materias primas.

Sin embargo, pese a que las autoridades están muy preocupadas por este tema, cada año crece el número de residuos generados por las grandes ciudades. Este será una de los grandes retos a los que tendrán que enfrentarse las Smart City.

Para solucionarlo, es indispensable crear un sistema de recogida inteligente de residuos que permita clasificarlos y reciclarlos de forma efectiva. Y también prevenir la creación de desechos, tomando medidas para reducir su número.

A continuación, vamos a ver los principales tipos de residuos que existen en la actualidad y cómo se tratan.

Residuos sanitarios

La gestión de los recursos sanitarios es uno de los aspectos más importantes para una Smart City. Se trata de la basura generada por el material médico de nuestras casas, hospitales y otros edificios públicos. Por ejemplo, vendas, algodón, instrumental usado y otros elementos desechables.

Estos residuos pueden contener una gran variedad de bacterias y virus causantes de enfermedades. Por esta razón, deben guardarse en una bolsa cerrada indicando que se trata de deshechos sanitarios. Las ciudades inteligentes contarán con la infraestructura adecuada para clasificar, almacenar y destruir todo tipo de material con alto riesgo biológico.

El tratamiento de residuos es un factor determinante para la Smart City del futuro. Click Para Twittear

Residuos industriales

El sector industrial mueve la economía de todos los países avanzados. Pero también provoca una enorme contaminación y genera gran cantidad de residuos. Algunos de ellos altamente peligrosos para la salud y el medio ambiente. Por ello, las autoridades han endurecido las leyes. Y el tratamiento de los residuos industriales ha pasado a ser una tarea prioritaria para las empresas.

La gestión de los residuos industriales comprende la recogida del material. Su transporte en vehículos adecuados para ello. Y finalmente el almacenamiento, destrucción o reciclaje según proceda. Las Ciudades Inteligentes contarán con la tecnología necesaria para reducir al mínimo el impacto negativo de la industria. Con los métodos actuales, es demasiado caro para ser viable.

Residuos urbanos

Garantizar una elevada calidad de vida es uno de los objetivos prioritarios de la Smart City. Por lo tanto, la gestión de los residuos urbanos cobra especial importancia. No solo beneficia a los ciudadanos, sino también a los comercios, el turismo y la buena imagen de la ciudad. ¿Qué cambios es necesario efectuar?

Para empezar, más información sobre los puntos de recogida de basura. Y un servicio de reciclaje de residuos con mayor alcance. Que cuente con los medios suficientes para separar y recuperar los materiales. También es necesario cuidar la higiene del entorno, reducir las emisiones y concienciar a la población. Cuantos menos residuos generemos, más limpia y sostenible será nuestra ciudad.

Garantizar una elevada calidad de vida es uno de los objetivos prioritarios de la Smart City. Debemos concienciar a la población sobre los residuos que generamos. Click Para Twittear

Residuos de la construcción

El sector de la construcción es el que genera mayor volumen de residuos en toda Europa. Por desgracia, la mayoría de ellos no son sometidos a un proceso de separación y reciclaje. Simplemente son llevados a vertederos donde se acumulan provocando una gran contaminación.

Hay que tener en cuenta que muchos materiales de construcciones y demoliciones pueden ser transformados en materia prima y nuevos productos. Por esta razón, la Smart City del futuro debe apostar por un modelo de economía circular en lugar del actual modelo de economía lineal.

Se trata de incorporar al proceso productivo el reciclaje y reutilización de los residuos generados durante la construcción. De esta forma, una vez terminada la obra los materiales podrán volver a ser usados. ¿El resultado? Mayor eficiencia, reducción de costes e impacto en el medio ambiente.

Masmovil prismáticos

El reciclaje de basuras: qué nos depara el futuro 🌎

El nivel de basura aumenta cada año debido al incremento de la población y el consumo. Por norma general, cuanto más avanzada es una ciudad más residuos produce. Sin embargo, la Smart City es totalmente incompatible con esta tendencia. Es necesario crear nuevos métodos que sean muy eficaces y además nos permitan ahorrar.

Contenedores inteligentes

Ya tenemos ejemplos funcionando en algunas ciudades de España. Por ejemplo, en Barcelona se han instalado sistemas inalámbricos en los contenedores. Cuando superan el 80% de su capacidad envían una señal para que el servicio de basura los vacíe.

¿El resultado? Una reducción del 30% de los viajes que realizan los vehículos. En lugar de hacer su recorrido habitual a la misma hora, solo acudirán cuando sea necesario. El servicio es más eficiente, económico y también molesta menos a los vecinos.

Recogida neumática de residuos

Además de estos contenedores inteligentes, tenemos que hablar de la recogida neumática de residuos. Las características de una Smart City requieren nuevos procesos de organización y gestión de la basura generada en entornos urbanos. Uno de los objetivos es proporcionar mejores condiciones de higiene.

Este método de transporte de residuos se caracteriza por su estanqueidad. La basura es introducida en unas compuertas especiales situadas en los propios edificios. Cada una de ellas asociada a un tipo de deshecho especifico.

Las bolsas llegan a unos almacenes temporales. Cada cierto tiempo se vacían a través de un sistema de tuberías soterradas. Impulsadas por un turboextractor que produce una fuerte corriente de aire. Cuando llegan a la central, se separan automáticamente y se almacenan hasta su traslado a la planta de reciclaje o eliminación.

Es decir, que una vez que tiremos la basura no volveremos a verla. Tampoco habrá contenedores, por lo que el impacto en nuestro día a día será mínimo. Como has tenido la oportunidad de comprobar en la entrada de hoy, las Ciudades Inteligentes serán más eficientes, seguras, ordenadas y limpias. El mejor lugar para vivir que puedas imaginar.

1 comentario

  1. Uno de nuestros deberes como ciudadanos es hacer un uso más responsable y sostenible de los recursos y promover el bienestar de la población. #Reciclamás

Dejar una respuesta