Smart City

La granja 4.0, el futuro de la ganadería

granjas desde arriba

Con una población cada vez más en aumento debido al crecimiento exponencial del ser humano, estaba claro que este día tenía que llegar. No podemos seguir alimentándonos con la agricultura y la ganadería ‘de siempre’. Se estima que, de aquí al año 2060, tendremos que volver a producir la misma cantidad de alimentos que el hombre ha producido en los últimos 10.000 años… y para eso tienen que cambiar muchas cosas. La aplicación de la tecnología a lo que han venido a llamarse ‘Granjas 4.0’ busca precisamente eso: convertirlas en todo lo eficientes que necesitamos. Para poder subsistir debe ser así, y además debe hacerse de la forma más sostenible para nuestro planeta.

Hasta hace tan solo unos años, hablar del internet de las cosas era hablar de un sueño. Sin embargo hoy vemos de lo más normal tener en casa elementos como estos:

  • Un altavoz inteligente que nos programa las citas, ejecuta búsquedas y nos pone música, todo ello gestionado con nuestra voz
  • Un sistema de seguridad controlado desde cualquier lugar del mundo gracias nuestro smartphone
  • Una nevera que nos indica qué productos necesita porque los hemos ido gastando
  • Un climatizador que podemos activar de camino a casa para que la temperatura al llegar sea la más óptima
  • Una aspiradora inteligente que podemos programar para que lo tenga todo como los chorros cuando lleguemos
  • Una papelera inteligente que nos indica cuándo hay que cambiar la bolsa o que lo hace ella misma

Estos son tan solo unos ejemplos de cómo ha cambiado nuestro día a día gracias a los sensores y la inteligencia artificial. Así que si estamos convirtiendo las ciudades en smart, ¿por qué no aprovechar la llegada del 5G para optimizar también nuestras granjas? ¡Un mundo mucho mejor es posible!

Las granjas del futuro 🌱

Por suerte, hablar de las granjas 4.0 como granjas del futuro no es como para nuestros padres escuchar hablar de que el hombre pisará Marte. Lo más probable es que muchos de ellos no lleguen a vivir ese momento, pero nuestra urgencia a la hora de hacer realidad el concepto de granja orgánica autosuficiente, o incluso de granja robótica, hace que el concepto ‘futuro’ deba ser bastante más cercano. Por pura necesidad.

De ahí que estemos viendo cómo los granjeros, que supuestamente siempre se han mantenido al margen de la tecnología, estén ahora más puestos que nunca. Las granjas 4.0 ya empiezan a estar llenas de sensores que aportan una información tremendamente valiosa. Una cantidad de datos que hay que saber gestionar e interpretar, un campo enormemente fértil gracias a las herramientas de Big Data.Transformar la agricultura y la ganadería no solo se ha convertido en una cuestión evolutiva, sino de paliar las necesidades concretas de nuestro tiempo. Si no queremos morir de hambre en las próximas décadas, cambiar el modelo productivo se hace indispensable, y ahí también entra la inteligencia artificial. El esquema vendría a ser este:

  • Micro y nanotecnología para crear sensores personalizados a cada necesidad
  • Imágenes de satélite e imágenes obtenidas por drones
  • Inteligencia artificial
  • Internet de las cosas
  • Robots especializados en agricultura y ganadería

¿Cómo funciona una granja 4.0?

Básicamente, la idea es utilizar micro y nanotecnología para crear sensores que se adapten a las necesidades de cada explotación, ya sea agraria o ganadera. La información recogida por estos, unida a las imágenes satelitales y las obtenidas por drones, serán gestionadas por inteligencia artificial. Esta es capaz de manejar los grandes volúmenes de datos del Big Data sin inmutarse. Y más importante aún, de optar por las soluciones más acertadas después de valorar multitud de posibilidades en apenas unos segundos. Dicha solución utiliza la conectividad 5G para, viajando a través del internet de las cosas, dar órdenes a los más de 300.000 robots que, se espera, pueblen las granjas 4.0 de aquí a una década.

Los sensores, el inicio de toda esta cadena tecnológica, tienen la llave hacia la eficiencia. Son la herramienta que nos permite saber si la tierra necesita más nutrientes, o si necesita más o menos cantidad de riego. Van a dejar de desperdiciarse recursos y, con la inversión justa, vamos a conseguir explotaciones agrarias y ganaderas más productivas que nunca. Y eso, desde luego, es una enorme noticia tanto para el sector como para todos los que dependemos de él.

En el caso concreto de la ganadería, los sensores permiten que la Smart Farming conozca exactamente las variables que influyen en el bienestar de los animales. Pero no solo eso, son capaces de detectar con antelación cualquier tipo de anomalía que permite reaccionar con tiempo a cualquier problema. Este control hace incluso que se pueda prescindir de la sobremedicación, habitual en este tipo de explotaciones, lo que repercute directamente en la calidad del producto. ¿Qué es una granja orgánica? ¡Una granja inteligente!

fibra mas movil

Granjas y la smartcity 🏙️

Con la cantidad de tecnología que estamos aplicando a las ciudades para convertirlas en smart cities, ¿por qué no íbamos a aprovechar para actualizar las granjas? Si queremos alcanzar un desarrollo sostenible, resulta vital encontrar un equilibrio entre granja y ciudad. Lo verdaderamente ideal sería que utilizásemos los medios a nuestro alcance para que cada ciudad tuviese sus propias granjas ecológicas en el extrarradio y fuesen así completamente autosuficientes. Comida de mayor calidad, mucha menos contaminación generada durante el transporte de la misma y menos coste económico, ¡si es que son todo ventajas!

De hecho, cada vez son más los modelos de smart city que proponen integrar las granjas dentro de espacio urbano, ya sea en espacios que no estén siendo utilizados o incluso debajo de las mismas ciudades. Lo cierto es que todo lo que sea reducir la distancia entre el lugar de la producción y la mesa aumenta, entre otras cosas, la seguridad alimentaria, así que de poder hacerse… ¿a qué esperan para empezar?

Dejar una respuesta