Smart City

Las carreteras inteligentes y el futuro de la conducción

La Tierra. Es el año 2050. Por las calles de las ciudades inteligentes de todo el mundo circulan millones de vehículos autónomos que no requieren conductor. Además, utilizan energías limpias y renovables que no contaminan y son muy económicas de producir. ¿Crees que estamos hablando de ciencia ficción?

Nada más lejos de la realidad, ya que se trata de un retrato bastante fiel de lo que podemos encontrar dentro de unas décadas. En la entrada de hoy vamos a hablar de las carreteras inteligentes y el futuro de la conducción. Conoceremos el nivel de seguridad que alcanzan y los últimos avances que se han producido en esta tecnología.

Las carreteras del futuro 🛣

Las vías del futuro van a proporcionar información en tiempo real sobre la situación del tráfico, que permitirá a los vehículos optar por vías alternativas en caso de congestión o accidente. Estos datos también son muy útiles para prevenir cualquier riesgo que pueda producirse en la carretera. Y por tanto, actuar antes de que los problemas ocurran.

No obstante, todavía quedan muchos retos por superar. Uno de ellos es el marco legislativo. Si queremos adaptar las carreteras para que circulen coches sin conductor habrá que cambiar un montón de leyes. ¿Sobre quién recaería la responsabilidad en caso de accidente? Aunque algunas empresas como Volvo han afirmado que la marca se haría cargo, las autoridades no van a conceder los permisos hasta que estos asuntos legales queden resueltos.

Y otro aspecto esencial es la respuesta que tendrá esta iniciativa por parte de los usuarios. Sobre todo teniendo en cuenta que en las primeras etapas los coches autónomos y convencionales circularán a la vez. Superar la barrera sicológica de subirnos a un vehículo sin nadie al volante será otros de los principales escollos para los automóviles y carreteras inteligentes.

Yoigo Escritorio

¿Tendremos carreteras más seguras? 🚗

El plan europeo Inframix se ha puesto en marcha para construir toda la infraestructura necesaria para las carreteras inteligentes. Y también para crear un entorno que permita coexistir a los coches normales y autónomos. Es decir, que además de señales de tráfico convencionales habrá inteligencias artificiales actuando a través de redes inalámbricas.

Según las previsiones, las carreteras inteligentes van a permitir reducir los accidentes de tráfico en un 90%. Además de este incremento notable en la seguridad que salvará numerosas vidas, también reducirá la congestión en las horas punta y la contaminación en las grandes ciudades. Sin duda alguna, los dos mayores retos que quedan por resolver en la actualidad.

Y no vamos a tener que esperar demasiado. En 2040 habrá más de 5 millones de coches completamente autónomos circulando por las carreteras europeas. Y en todo el mundo la cifra se ampliará hasta los 33 millones de automóviles. Esto supondrá un cambio radical en el sector de los transportes. ¿Pasarán los vehículos de ser propiedades a servicios? Lo descubriremos dentro de unos años.

Yoigo Custom

Materiales y última tecnología 📡

Las carreteras inteligentes deben contar con un conjunto de cámaras para monitorizar el tráfico. Sensores para detectar el estado de la carretera o los cambios climatológicos. Y un sistema de GPS para geolocalizar en todo momento nuestra posición. ¿El objetivo? Como hemos visto, aumentar las condiciones de seguridad y la fluidez de la circulación.

Un excelente ejemplo de estas nuevas tecnologías lo tenemos en las carreteras de Maryland, en Estados Unidos. Los semáforos están conectados a unos sensores para determinar el estado del tráfico. De esta forma, varían su programación para evitar la congestión y estar cerrados más tiempo del indispensable. Si la iniciativa tiene éxito, pronto estará funcionando en otras ciudades norteamericanas.

Las carreteras inteligentes son el futuro de la conducción en el mundo. Sensores, nuevos materiales y conectividad para unas carreteras más seguras y eficientes. Click Para Twittear

Y en el futuro nos aguardan proyectos realmente alucinantes. Es el caso de China, que está investigando un nuevo tipo de carretera que tiene 3 capas. La primera está formada por hormigón transparente. La segunda por paneles solares especialmente diseñados para soportar el peso de los vehículos más pesados. Que además permitirá recargar los automóviles eléctricos. Y la tercera incluye los circuitos y el cableado.

1 comentario

Dejar una respuesta