Smart City

Te mostramos los medios de transporte que dominarán el futuro

cual sera el transporte del futuro

El principal problema de la movilidad, sea a la escala que sea, es que a estas alturas del cuento no se puede suprimir. La economía mundial globalizada necesita del movimiento de mercancías, pero es que nosotros también necesitamos movernos, y hacerlo de forma sostenible. De ahí que los medios de transporte del futuro no solo deban centrarse en la eficiencia, sino en solucionar una serie de problemas que se han hecho cada vez más patentes durante los últimos años.

Por eso hoy venimos a hablaros de cómo serán los transportes del futuro tanto por tierra como por agua y aire. Vamos a movernos muchísimo, pero vamos a hacerlo muy bien. Atentos a lo que se viene, porque es una auténtica maravilla.

Transporte terrestre del futuro 🚄

Lo primero en lo que pensamos cuando hablamos de transporte del futuro es, probablemente, en cómo se van a solucionar nuestras problemáticas más directas. Las que nos encontramos en nuestros desplazamientos cotidianos, que por lo general suelen ser por vía terrestre. Necesitamos mayor agilidad a la hora de circular, mayor velocidad y, sobre todo, mayor seguridad. Por cada accidente de avión hay miles y miles de siniestros de medios terrestres que, en su gran mayoría, responden a negligencias humanas.

¿Cómo solucionar esto aumentando además la eficiencia, tanto en los tiempos como en términos de seguridad y consumo de energía? ¡Vamos a ver algunas soluciones que buscan conseguir estos hitos!

Vehículos autónomos, el futuro del transporte por carretera

Los vehículos inteligentes sin conductor están al caer. Son ya varias las compañías que están experimentando con este tipo de tecnología y esta cada vez es más factible. Cierto, aún faltan pruebas por hacer y una serie de modificaciones en la legislación para que un concepto tan rompedor como un vehículo sin conductor, ya sea coche, moto, autobús o camión circule con normalidad por nuestras calles.

Compañías como Tesla o incluso Apple ya se han puesto manos a la obra aplicando tecnología ya existente, como la del radar LiDAR, a los que no tardarán demasiados años en convertirse en los medios de transporte del futuro los medios de transporte del futuro para las cortas y las medias distancias. Además de ser 100% eléctricos, lo que permitirá que se alimenten de energías totalmente renovables, serán capaces de identificar el entorno y adaptarse tanto a las circunstancias en vivo y en directo como a las normas viales de la zona por la que transiten.

Esto, además de mucho más cómodo, resultará enormemente más seguro. Los vehículos autónomos nunca circularán a mayor velocidad de la permitida, nunca adelantarán en condiciones de ilegalidad y/o peligrosas ni pondrán en riesgo ni a los peatones ni a otros conductores.  Esta fusión entre seguridad, comodidad y eficiencia es justo lo que llevábamos años viendo en las películas del futuro y lo que, si no pasa nada raro, terminaremos viendo en nuestras ciudades más pronto que tarde.

¿Lo mejor? Que serán tanto privados como públicos; es decir, que también podremos utilizarlos tanto en el entorno urbano como en el interurbano. Se acabó el tener que saber conducir para ir de un sitio a otro, ¡con ellos las personas también ganaremos en libertad de movimiento!

Hyperloop, una forma rápida y segura de llegar a cualquier parte en tiempo récord

Quizás se esperaba que su desarrollo fuese algo más ágil, pero a pesar de estar construyendo el transporte del futuro a paso lento, también está haciéndose a paso seguro, que siempre es importante. Hace unos meses, eran los propios líderes de Hyperloop, un hombre y una mujer, los que probaban esta alucinante tecnología que promete llevarnos de un punto a otro de España en poco más de una hora. Al menos eso asegura Virgin, quien cifra en cerca de 1080 kilómetros por hora la velocidad de su ingenio, ¡en torno al triple de la velocidad de la que presume el AVE!

Ahora bien, ¿qué es Hyperloop? Se trata de un medio de transporte bastante futurista a la vista que se desliza levitando por un tubo de vacío. Es decir, ‘vuela’ por su interior, anulando por completo el rozamiento de unos raíles y llegando a alcanzar velocidades dignas de un avión de pasajeros

Curiosamente, el inventor de este medio de transporte fue Elon Musk, creador también de Tesla y de SpaceX, el flamante socio de la NASA para llevar a los astronautas a la Luna en 2024. Sin embargo, en esta ocasión lanzó la idea al aire, liberalizó los primeros planos y dejó que equipos de investigadores de todo el mundo ofreciesen sus posibles soluciones al que promete ser la solución terrestre entre los transportes del futuro de las próximas décadas.

Varios equipos españoles han conseguido grandes logros en sus proyectos para Hyperloop y Málaga estuvo a punto de acoger uno de sus centros de desarrollo. En principio, se espera empezar a obtener los primeros permisos en 2025 y empezar a poder viajar en Hyperloop a partir de 2030. Es decir, ¡el transporte del futuro por vía terrestre está ya a la vuelta de la esquina!

Tren de levitación, ‘magia’ al servicio del transporte del futuro

Después de hablar de Hyperloop, es posible que consideréis que un tren de levitación no es algo tan espectacular ni tan futurista… y puede que llevéis parte de razón. Estos ‘trenes bala’, que pueden alcanzar algo más de los 600 kilómetros por ahora, llevan ya años funcionando en Japón para unir, por ejemplo, ciudades tan importantes y turísticas como Tokio y Osaka. Dichos artilugios no están en contacto con las vías gracias a los campos magnéticos que generan estos y los vagones del tren, hecho que les lleva a circular casi al doble de la velocidad que un AVE. Sin embargo, el viento sí que les frena, y ahí es donde radica su principal diferencia con Hyperloop.

Eso sí, sus 600 km/h por hora no son para nada desdeñables, y si a eso le unimos que llegarán antes a nuestro país y que sus billetes serán bastante más asequibles que los de la solución de Virgin… seguro que los vemos con muy buenos ojos. Al fin y al cabo, si en vez de una hora tardamos algo menos de dos en llegar de Málaga a Barcelona, también nos hace todo el apaño, ¿a que sí?

El hombre es un animal nómada por naturaleza. Explorador. Necesita viajar y necesita hacerlo minimizando al máximo su huella de carbono para que dañar nuestro planeta. Estas tres soluciones no solo son rápidas, cómodas o más o menos asequibles. Sobre todo se trata de medios de transporte del futuro que son totalmente sostenibles, hecho en el que radica su verdadera magia. En un futuro muy cercano contaminaremos mucho menos y habrá que contabilizar muchísimas menos muertes en las carreteras y las vías del tren, aunque hemos de decir que no solo viajaremos de esta forma por tierra… ¡vemos qué más encontraremos!

Transportes del futuro en el agua 🛳️

Salvando los cruceros vacacionales, o los transportes entre islas, lo cierto es que la mayoría de la gente no suele utilizar los medios transportes acuáticos con asiduidad. Ahora bien, la gente que sí que lo hace también necesita que estos se renueven, y eso por no hablar del transporte de mercancías del futuro, ¡uno de los que más contamina el medioambiente! Por fortuna ya hay compañías que llevan años pensando en ello, ¡y aquí os dejamos algunas de las iniciativas que más nos han gustado en los últimos tiempos!

El taxi acuático, un transporte del futuro en el agua

Los Sea Bubbles parisinos han sido unos de los primeros en entrar en funcionamiento, pero nos consta que no serán los últimos. Las ciudades con río tienen en estos cauces de agua una solución importantísima para descongestionar el tráfico de sus carreteras. De hecho, de existir esta, no hay duda de que tardaríamos incluso menos en llegar a determinados puntos de la urbe en cuestión, ¿verdad?

Pues bien, desde hace una temporada el Sena acoge a algo más que cruceros turísticos. Concretamente a los Sea Bubbles, unos barcos que se deslizan sobre dos patines propulsados por sendos motores eléctricos que están demostrando ser una auténtica alternativa de transporte del futuro. Pueden transportar a un total de 6 personas contando al piloto, tienen una autonomía de entre 80 y 100 kilómetros y, con una buena planificación y un buen número, podrían aliviar enormemente el tráfico de las calles de la Ciudad del Amor.

¡Y eso no es todo! Son multitud las ciudades de interior que podrían aprovecharse de esto, como Ámsterdam, Madrid, Sevilla o Zaragoza, y en un futuro… ¿quién sabe? Quizás podrían llegar a utilizarse para el transporte marítimo entre islas cercanas o incluso entre Ceuta y las costas gaditanas.

Habría que acostumbrarse, desde luego, la amplia mayoría de la población no ve el medio marino precisamente como algo seguro, pero en cuanto veamos la cantidad de tiempo y dinero que ahorramos con los taxis acuáticos, y en definitiva la mejoría en nuestra calidad de vida, los utilizaríamos con los ojos cerrados. Mejor dicho, los utilizaremos, ¡porque no creemos que tarden demasiado en llegar a nuestras aguas!

Barcos autónomos, los medios de transporte del futuro para las mercancías

Tal y como ya hemos comentado, el transporte del futuro también debía encontrar una solución viable al transporte de mercancías por mar. Suele ser una de las formas de mover cosas de un sitio a otro más económicas, pero también una de las más contaminantes. Y eso por no hablar de accidentes como el del Prestige, que tiñeron de negro tanto las costas gallegas como nuestros corazones. Las largas distancias que cubren y el enorme peso de este tipo de buques de transporte no permiten de momento que sean propulsados al 100% con energías renovables, pero sí que están haciéndose grandes avances en cuanto a los buques marítimos autónomos de superficie (MASS).

Así es, el objetivo es eliminar por completo la opción de que un fallo humano pueda dar al traste con el entorno natural. La automatización de procesos, unida a un sistema de inteligencia artificial capaz de tomar decisiones, un consumo de energía mucho más responsable y, en caso de ser necesario, la asistencia remota de un experto que tomaría el control de la situación, está cada vez más cerca de normalizarse. En este caso, la aplicación del Big Data, como ocurre con los coches autónomos, es determinante para la consecución del éxito de este tipo de proyectos.

Tal y como nos ha demostrado la domótica, vivimos en un mundo en el que muchísimos de nuestros procesos pueden ser perfectamente automatizados para erradicar tanto el esfuerzo humano como cualquier tipo de error proveniente de un despiste o de la carencia de maestría en una determinada actividad. El transporte acuático del futuro, como veis, se aprovechará de estos avances, ¡pero también lo hará el aéreo! ¿Queréis saber cómo? ¡Os lo contamos!

Yoigo Custom

Transporte aéreo del futuro 🛫

El más antiguo anhelo del ser humano siempre ha sido poder volar como los pájaros. De momento, a lo más que hemos llegado ha sido, como diría el mítico Buzz Lightyear, a ‘caer con estilo’ (como hacen los especialistas en salto base), aunque lo cierto es que lo que sí hemos podido hacer es crear ingenios con los que sí poder desplazarnos por el aire. Los aviones o los transportes espaciales nos han permitido ver la Tierra desde los cielos, pero este tipo de transportes son tremendamente contaminantes. De ahí que los medios de transporte aéreo del futuro hayan tenido que dar una vuelta de tuerca a esto, ¡y mirad qué cosas tan interesantes han salido!

Aerotaxis, así será el transporte urbano del futuro

Ya os hablamos de los aerotaxis de Joby Aviation hace un tiempo, vehículos aéreos de propulsión eléctrica con capacidad para varias personas y autonomía para algo más de 200 kilómetros sin tener que parar a recargar baterías. Si actualmente ciudades como Sao Paulo, en Brasil, ven cómo decenas de helicópteros surcan sus cielos a modo de taxis para la gente adinerada, en tan solo unos meses podríamos empezar a ver en nuestras ciudades estos enormes drones tripulados que permiten cambiar para siempre la concepción que tenemos de los trayectos cortos.

Poder volar siempre hace que dos puntos estén más cerca, al menos hablando en términos de tiempo. Además, el hecho de que sus motores estén propulsados únicamente por energía 100% renovable debería garantizar que sus precios serán bastante más democráticos de lo que cabría esperar ante una tecnología así. Por lo visto sus servicios podrán contratarse a través de la app de Uber, la compañía que empezó a desarrollarlos, ¡y nos parece una auténtica barbaridad!

Capacidad para transportar a un total de 4 pasajeros, hasta 320 kilómetros por hora de velocidad y tanto despegue como aterrizaje en vertical para mejorar su maniobrabilidad. El día que podamos subirnos a uno lo primero que vamos a pensar es cómo hemos estar toda la vida sin aerotaxis. Eso sí, esa primera vez a ver quién nos quita el susto de encima, ¡más de uno besará el suelo igual que lo hacía el Papa Juan Pablo II al llegar a cada destino al que viajaba!

Avión eléctrico, una realidad cotidiana entre los transportes del futuro en 2050

Uno de los medios de transporte del futuro que más debía variar su método de propulsión eran los aviones. El queroseno que les sirve de combustible a día de hoy es demasiado contaminante para nuestra atmósfera, y sin una atmósfera que nos proteja de la incidencia directa de los rayos del sol, no habrá una humanidad que necesite transportarse, ¡eso es así!

Lo que pocos imaginaban es que los aviones podrían propulsarse también con motores eléctricos, pero ya empieza a hablarse de los primeros proyectos de garantías. Un buen ejemplo de ello son los aviones eléctricos de Airbus, algunos de los cuales podrían recorrer hasta 1.000 kilómetros en un solo trayecto. Esto, claro está, solo les permitiría realizar vuelos regionales o, como mucho, internacionales entre dos países fronterizos si los aeropuertos de salida y destino están relativamente cerca. Ahora bien, si esto es así en 2021… no queremos ni imaginarnos los avances que se habrán dado en este sector a finales de la próxima década.

Si los ingenieros aeronáuticos consiguen que para entonces podamos movernos de forma completamente sostenible dentro de un mismo continente y los transportes aéreos del futuro en 2050 cubren también los vuelos transoceánicos, no nos cabe duda de que nuestro planeta nos lo agradecerá enormemente. El hombre necesita viajar, la economía necesita que viajemos, pero hacerlo de forma 100% respetuosa con el medioambiente es algo más que necesario. Es vital, y cómo está avanzándose en este sentido nos parece absolutamente impresionante.

Turismo espacial, ya hemos visto cómo será el transporte del futuro

Ya os hablamos del viaje de Jeff Bezos en el que se convirtió en el primer viaje turístico al espacio exterior, ¡y todo parece indicar que será el primero de muchos! De muchos multimillonarios al principio, desde luego, pero la única forma de que una empresa así sea sostenible es democratizando los precios para que puedan beneficiarse de él cuantas más personas mejor. No sabemos cómo lo harán Blue Origin, SpaceX o Virgin Galactic para conseguir que este tipo de lanzamientos resulten respetuosos con el medioambiente, pero parece obvio que deben ser las primeras en dar ejemplo si quieren que su ‘producto’ sea visto con buenos ojos por la sociedad del mundo entero.

Tener la oportunidad de ver la curvatura de nuestro planeta con nuestros propios ojos y después de tan solo unos días de entrenamiento nos parece algo increíble aún. Increíble no de alucinante, sino de no creérnoslo, literalmente. Sin embargo, estas compañías no solo han demostrado que es posible, sino que además han conseguido las licencias necesarias para explotar el turismo espacial como actividad económica.

Quizás este tipo de tecnología pueda utilizarse para que los aviones eléctricos puedan subir muy arriba y luego caer en un ángulo que les permita llegar más lejos utilizando aún menos energía y en menos tiempo. Esto último está por ver, pero está claro que habrá que estudiarlo… y estamos convencidos de que lo harán.

La mayoría de los medios de transporte del futuro ya están entre nosotros o están al caer, por lo que son de un futuro más bien próximo. Eso sí, sea cual sea su naturaleza, todos coinciden en algo: mayor eficiencia, propulsión 100% limpia, más seguridad y más comodidad. Ahora solo falta que sean accesibles, o dicho de otro modo, ¡que podamos pagarlos sin tener que hipotecarnos!

Dejar una respuesta