Smart City

Un modelo de trabajo híbrido la nueva tendencia en las empresas

modalidad de trabajo hibrido

Los trabajadores españoles de diversos sectores llevaban años pidiendo teletrabajar, pero la opinión de las empresas siempre era la misma: una negativa rotunda. ¿El motivo? El miedo a una pérdida de productividad por no tener controlados al milímetro a sus empleados. Sin embargo, la llegada de la pandemia de coronavirus cambiaba las reglas: ahora eran las empresas las que mandaban a sus empleados a trabajar en casa, pero sin previo aviso, sin planificación, con la mera intención de poder subsistir. El teletrabajo en España había llegado por las bravas, pero contra todo pronóstico… salía de maravilla.

Cierto, hay trabajos que no pueden desarrollarse a distancia, pero hay otros para los que tener que ir a trabajar en una oficina es un atraso. Eso sí, esto de que las empresas lo hiciesen sin margen de tiempo y, sobre todo, sin dotar a sus trabajadores de las herramientas necesarias, ha desembocado en que sean muchos de ellos los que ahora piden un modelo de trabajo híbrido. Ahora bien, ¿qué es el trabajo híbrido? Y sobre todo, ¿es viable plantear algo así? ¡Os lo contamos!

En qué consiste el modelo de trabajo híbrido 🤔

Es probable que llevéis semanas, incluso meses, oyendo hablar del modelo de trabajo híbrido. Básicamente, para que nos entendamos, es una forma de trabajar que combina el teletrabajo con el trabajo presencial. Es decir, las empresas permiten a sus asalariados trabajar entre dos y tres jornadas laborales desde sus hogares, mientras que el resto de las horas que estipula su contrato deben desempeñarlas en el centro de trabajo proporcionado por la compañía.

Es, sin duda alguna, lo más parecido a una solución salomónica, pero es la que parece estar contentando a la mayoría. A los empleados les permite conciliar vida personal y laboral mucho más que antes a la vez que ahorran tiempo y dinero en desplazamientos. Por su parte, las empresas cubren su cupo de control, ese sin el que parece que no pueden existir, aunque lo cierto es que no deberían desperdiciar la puerta que se ha abierto hacia un futuro de teletrabajo total. Al fin y al cabo, el trabajo híbrido no es más que un camino intermedio para salvar los muebles y no ceder del todo antes unos empleados que, en su amplia mayoría, están más a gusto que nunca.

Dicen que siempre hay que quedarse con el lado bueno de las cosas, así que en este caso, del modelo de trabajo híbrido nos quedamos con que es un primer paso hacia una mentalidad mucho más abierta. Y hacia un futuro laboral en el que la tecnología nos hará vivir mucho mejor y más a gusto. Costará tiempo y esfuerzo, pero si podemos hacer exactamente lo mismo en una oficina en la ciudad que en un balconcito con vistas a la playa, una casa en la montaña o una autocaravana mientras descubrimos los secretos de la costa portuguesa… ¿por qué no aprovechar la oportunidad?

Qué tipo de empresas lo adoptan 💼

Como ya hemos dicho, no todos los sectores pueden permitirse conceder el teletrabajo a sus empleados. Hay labores que deben desarrollarse sí o sí de forma presencial, como son las de producción o el sector servicios, pero con otras no solo no hay ningún problema, sino que resulta de lo más recomendable permitir cierta manga ancha con el modelo de trabajo híbrido.

Hablamos de profesiones ligadas a la comunicación, el marketing o las tecnologías. A día de hoy los ordenadores con los que contamos y las velocidades de internet que alcanzan las redes domésticas nos permiten conectarnos entre nosotros mejor incluso que si estuviésemos en una oficina física. Reuniones, elaboración de proyectos e incluso presentaciones a los clientes son mucho más amenas y eficientes con cada persona en el lugar en el que más cómoda se encuentra, y parece que este tipo de empresas al fin han sabido verlo.

Lo que no es normal (aunque sí comprensible por la altura de miras) es que compañías como Amazon, Apple, Telefónica o IBM hayan sabido ver que la implantación del modelo híbrido de teletrabajo resulta tremendamente beneficioso para todas las partes y que una pyme no sea capaz de aplicarlo. Cierto, una pequeña empresa depende muchísimo más de los resultados que uno de los monstruos que hemos citado unas líneas más arriba, ¡pero la única forma de crecer es imitar en la medida de lo posible a los mejores de nuestro sector!

Por fortuna, tal y como veremos en el siguiente apartado, parece que todo se encamina hacia el trabajo híbrido y, de ahí, al teletrabajo definitivo. Aún tardará un poco, pero parece que nuestra generación será la que lo haga posible.

Yoigo Custom

Tendencias a largo plazo en el mercado laboral 📈

Aunque a muchas empresas se les llenó la boca con aquello de que ‘el teletrabajo había llegado para quedarse’, muchas de ellas decidían dar marcha atrás en cuanto la pandemia de coronavirus les dejaba. Ojo, no por malos resultados, sino por inseguridad. Por fortuna, un alto porcentaje de ellas valoraban la implantación de un modelo híbrido de teletrabajo como solución intermedia.

Según hemos podido leer, algo más del 60% de las empresas españolas, a pesar de descartar lo de trabajar en casa la jornada completa, sí que están dispuestas a implantar un sistema con unas horas de teletrabajo y otras de trabajo en la oficina. De hecho, casi una cuarta parte estarían dispuesta a hacer ir a lo trabajadores un único día a la oficina para, de ese modo, desarrollar allí tareas puntuales, ¡los otros seis podrían estar donde a ellos les viniese en gana!

El modelo híbrido de teletrabajo parece que será el preferido de aquí al año 2025, momento en el que las compañía, ya con mayor planificación, deberían empezar a plantearse seriamente el teletrabajo. Ojalá sea incluso antes, ya os lo decimos, y que igual que parece que por fin nos libramos de la ‘titulitis’… ¡se acabe de una vez esta dictadura de ‘tú tienes que estar aquí porque lo digo yo, que para eso mando’!

Dejar una respuesta