Smart City

Tecnología para la seguridad y evitar que te roben: cámaras, detectores y llaves inteligentes

ojo de mujer

Parece mentira cuando veíamos aquellas películas futuristas en las décadas de los 80 y los 90 y creíamos que nunca llegaríamos a vivir todo aquello, ¿verdad? A ver, es verdad que los coches voladores aún no están surcando los cielos a gran escala (aunque como vimos hace poco, poco les falta), pero hay otros terrenos en los que sí hemos avanzado una barbaridad. Concretamente, por ejemplo, en el de la tecnología para la seguridad. ¿Quién iba a imaginar que en el año 2020 tendríamos cámaras de seguridad inteligentes en casa? 

Y si la tecnología en cámaras de seguridad ha avanzado una barbaridad, no hablemos de la tecnología de cifrado de seguridad mejorada que se aplica a dispositivos como las llaves inteligentes. O de la tecnología biométrica seguridad que nos permite desbloquear dispositivos como la puerta de casa con el reconocimiento de nuestro iris. El futuro ya está aquí, amigos, y llamándonos Tecnología del Futuro… ¡estaba claro que no podíamos no hablar de esto!

Cámaras de seguridad inteligentes 🧐

La impresionante evolución de nuestros smartphones, así como de las tarifas de datos que nos ofrecen las distintas compañías telefónicas, ha permitido que a día de hoy llevemos una auténtica centralita de seguridad en nuestro bolsillo. Sí, la instalación de cámaras de seguridad hay que hacerla en casa. Ya sean cámaras de seguridad exterior, cámaras de seguridad para casa o incluso cámaras de seguridad ocultas. La gama es amplísima, desde luego, pero todas ellas tienen varias características en común.

Por ejemplo, ya no solo se limitan a grabar. Las cámaras inteligentes detectan movimientos extraños y nos alertan de un posible peligro estemos donde estemos. Lo controlamos todo desde nuestro smartphone, nuestra tablet o el ordenador del trabajo, así que podemos ir seguros allá a donde vayamos. Seguros y tranquilos, que en los tiempos que corren no es poca cosa. Tecnología y seguridad siempre han ido de la mano, desde luego, y en la época de la seguridad 4.0 no podía ser menos. ¿Lo mejor? Consultar con una empresa experta tanto cuáles son las cámaras de seguridad recomendadas como cuál es la cámaras de seguridad legislación de nuestra zona. 

¿Y una vez tengamos claro el cámaras de seguridad funcionamiento? Ahí es donde debemos decidir si asumimos nosotros la responsabilidad de llevar a cabo la instalación o confiar en una empresa externa. ¿Nuestro consejo? Un sistema mixto de este tipo de tecnología para la seguridad.

  • Un juego de cámaras de seguridad exterior que proteja el hogar de amenazas exteriores, instalado por manos expertas.
  • Un juego de cámaras de seguridad ocultas para el interior, instalado por nosotros mismos y cuya localización no conozca nadie ajeno a la familia.

Ojo, no estamos diciendo que no nos fiemos de los instaladores, pero… así dormiremos más tranquilos.

fibra mas movil

Alarmas y sensores 🔔

Alarmas y cámaras de seguridad siempre han sido el tándem perfecto en tecnología de seguridad y vigilancia. Y lo siguen siendo. Al fin y al cabo, la única forma de evitar una okupación a día de hoy es detectándola justo en el momento en el que se está produciendo o, a muy tardar, unas pocas después. Si no, entraremos en una situación de las que podría llegar a costarnos años salir. Este temor ha hecho el que ha hecho que dejemos de ver el gasto en tecnología en seguridad privada como un lujo. A día de hoy, por desgracia, es más bien una necesidad. Una de primer nivel, si queremos seguir durmiendo bajo techo junto a nuestra familia.

Los avances que se han producido en tecnología en cámaras de seguridad, por cierto, las han convertido en una inversión de calidad. Ahora ya no solo sabemos que está pasando algo en casa, sino que podemos ver en tiempo real cuál es la amenaza. Esto es básico para saber a qué nos enfrentamos, sobre todo si el problema está en un ataque malintencionado. Y si esto es a nivel doméstico… imaginaos los miles de millones de euros de ahorro que ha supuesto esto para la tecnología en seguridad industrial.

Al hablar de tecnología de seguridad, en realidad estamos hablando de tecnología para la seguridad y para la calidad de vida. Y es que no solo sirve para ver qué ocurre en casa cuando no estamos. Gracias a ella podemos vigilar cómo están nuestras mascotas, o incluso si los niños están haciendo alguna trastada en nuestra ausencia. Eso sí, ojo, que algunos usos, como ya os hemos dicho, rebasan sobradamente la cámaras de seguridad legislación, ¡y tampoco queremos eso!

Yoigo Custom

Tecnología biométrica de seguridad 👍

A pesar de que en un principio se nos vendieron como la panacea que llevábamos toda la vida buscando, lo cierto es que a la tecnología de seguridad informática biométrica le ha costado imponerse. Sí, cada vez son más los teléfonos que nos permiten desbloquearlos con nuestra huella dactilar o el análisis de nuestro iris. Y los accesos a las oficinas y a los gimnasios se han llenado de detectores de huellas. De hecho, para viajar a EE.UU. nos hacen un escáner de iris, que a saber para qué lo querrán…

¿Pero cuántos de nosotros nos fiaríamos de utilizar esta tecnología en seguridad biométrica para, por ejemplo, abrir la puerta de casa? ¿Bastaría una foto nuestra para que los cacos pudiesen entrar sin esfuerzo como Pedro por su casa? La verdad es que aún existe algún que otro tipo de brecha de seguridad en este sentido, pero no es menos cierto que la tecnología biométrica es la que más está avanzando en materia de tecnología y seguridad ciudadana de unos años a esta parte.

De momento ya son varias las marcas que han lanzado sus llaves y cerraduras inteligentes, pero de aquí a no muy tardar bastará con nuestra mirada, el timbre de nuestra voz o incluso nuestro aliento para entrar y salir de casa, ¿cómo os quedáis? La implantación de la tecnología en la seguridad y, sobre todo, la democratización de los precios, hará que cada vez sea más habitual, que veamos más normal, confiar en la tecnología para la seguridad. Eso sí, de su fiabilidad en los próximos años dependerá que no decidamos volver a poner nuestra auténtica cerradura, ¡que esa no depende de un hackeo desde Hong Kong para mantener a raya a los amigos de lo ajeno! 

1 comentario

Dejar una respuesta