Smart City

Las nuevas turbinas eólicas sin aspas desarrolladas por una empresa española, el posible futuro de la energía eólica

molinos de viento

Parecía que los aerogeneradores con aspas gigantescas, los molinos de viento que llevamos ya años viendo sobre nuestras montañas, eran la solución a todos los males. Sin embargo, hace unos años aparecía un español con una gran idea y, más importante aún, muchas ganas de desarrollarla. Hablamos de una turbinas eólicas sin aspas que, si bien parece increíble, podrían revolucionar el mundo de la energía limpia tal y como lo hemos conocido hasta ahora.

Hoy hablamos de Vortex Bladeless, algo que una vez fue un sueño y que, si nada cambia, pronto iluminará nuestras noches. Bueno, ¡nuestras noches y lo que haga falta!

¿Cómo funciona una turbina de viento sin palas? 🤔

Para empezar, debemos decir que la turbina de viento sin palas de Vortex Bladeless, al menos técnicamente, no es una turbina. Y es que no hay nada que gire ni en el interior ni en el exterior de la misma, sino que se sirve de la ‘vorticidad’ para generar energía eléctrica. De ahí que la mejor forma de llamarla si no se quiere utilizar su nombre comercial sea aerogenerador sin palas. Aunque sí, suponemos que sus creadores aceptarán que se las llame turbinas de viento sin aspas si eso ayuda a que se popularicen.

Pero a lo que vamos: ¿cómo funciona un poste que ni siquiera es tremendamente grueso para generar energía eólica? ¿De qué se sirve si no es de la velocidad del viento que empuja sus aspas? La respuesta la encontró su creador, el ingeniero David Yáñez, mientras veía un vídeo de la catástrofe arquitectónica del puente de Tacoma Narrows. Sí, ese que se movió como un flan hasta que terminó colapsando por completo. Si un viento de algo menos de 70 kilómetros por hora había conseguido reducir a escombros el tercer puente colgante más largo del mundo, 1600 toneladas de acero y hormigón… ¿no se podría utilizar esa misma energía para producir electricidad?

Tan solo había que replicar ese fenómeno de forma controlada, y así nació la joya de la corona de Vortex:

  1. Un cilindro oscila a un lado y a otro debido al empuje de la fuerza del viento.
  2. En su interior, una serie de alternadores se encargan de convertir la energía mecánica en energía eléctrica.

De este modo, Vortex no se aprovecha de la energía eólica, sino de la microeólica… ¡y su resultados son más que esperanzadores! Aún hay que madurar la idea, pero podríamos estar ante toda una revolución.

Diferencias con los molinos de viento convencionales 😃

La primera pregunta que nos surge al ver uno de estos dispositivos es clara: ¿de verdad pueden hacer sombra a las gigantescas aspas de los aerogeneradores tradicionales? Al fin y al cabo, si se las quitásemos y dejásemos tan solo el mástil, no habría manera de que este generase energía alguna. Además, la tendencia está siendo construir molinos de viento cada vez más y más grandes, ¡de ahí que haya surgido el recurso de la creación de parques eólicos marinos!

Pues bien, la turbina sin aspas de Vortex Bladeless, siendo muy similar al mástil de un aerogenerador ‘normal’, no tiene nada que ver con él. Este artefacto se sirve de la resonancia, un fenómeno que se produce al chocar el viento contra un objeto de formas redondeadas. Es esa vibración la que hizo colapsar el puente de Tacoma Narrows, en el estado de Washington, allá por 1940. Y es que esos remolinos de viento tienen una fuerza que podría arrasar con cualquier cosa… a no ser que se consiga controlar.

Desde que se le ocurrió la idea, esa ha sido la principal obsesión de Yáñez, demostrarle al mundo, y de paso demostrarse a sí mismo, que su idea era viable. ¡Y vaya si lo es!

  • Las turbinas eólicas sin palas son un 80% más ligeras.
  • Su base es un 50% más pequeña.
  • Son mucho más sencillas de fabricar que las turbinas con aspas.
  • Su mantenimiento resulta mucho más sencillo y, por lo tanto, también es más barato. Por ejemplo, no se encuentra con la problemática de tener que velar por las piezas móviles… porque no tiene.
  • Además, su impacto sobre la naturaleza, sobre todo en las aves, es muchísimo menor.

Como veis son todo ventajas, ¡ahora solo falta que el sistema se haga rentable y empiece a implantarse!

Yoigo Custom

Desarrollo y comercialización 🤝

Con un gran apoyo en sus inicios por parte de la Fundación Repsol, esta start up española tuvo que volar lejos de nuestra tierra en busca de más apoyos con los que poder continuar sus investigaciones. Pasó por una aceleradora de Harvard y, gracias a la experiencia acumulada, terminó recibiendo un impulso económico bestial por parte de Equinor, el gigante estatal noruego, más que interesado en implantar una tecnología así en tierras nórdicas.

Los países del norte de Europa siempre están a la vanguardia de este tipo de avances. No en vano, Dinamarca anunciaba hace poco su intención de construir la primera isla energética del viejo continente para aglutinar la energía producida por distintos parques eólicos marinos de la zona y distribuirla desde allí a varios países.

Con España y multitud de naciones desarrolladas comprometidas a reducir en un alto porcentaje sus emisiones contaminantes de aquí a 2030, y con el compromiso de estos mismos países de eliminarlas por completo para 2015, lo cierto es que Vortex Bladeless llega en el momento justo. Si todo va bien, se implanta en Noruega y se comprueba que es viable, esta empresa afincada en Ávila estará en disposición de cambiar el mundo tal y como lo conocemos a día de hoy, al menos en lo energético.

La verdad es que, aunque ya nos habíamos acostumbrado a ver los molinos de viento desde las carreteras, creemos que no nos costaría mucho acostumbrarnos a estas turbinas eólicas sin palas. De momento sigue siendo el sueño de un ingeniero español, pero con un poco de suerte, dentro de muy poco puede ser el motor que mueva a nuestro planeta hacia un futuro mejor, más limpio.

Dejar una respuesta