Smart City

Ventanas inteligentes con cristal líquido que se vuelve opaco con el calor

mujer cerrando ventana

Está demostrado: la eficacia energética es indispensable para salvar nuestro planeta y, de paso, ahorrarnos un buen puñado de euros al cabo del año. Por eso, poder venir a hablar de un nuevo sistema de ventanas inteligentes cristal líquido es una grandísima noticia. ¿Smart Windows? ¿Significa esto que incluso las ventanas van a estar conectadas a internet. No… o al menos, no de momento. Dejad de imaginar ventanas con pantallas integradas, o con proyecciones que hagan pensar a los cacos que estamos dentro de casa cuando no es así (¿estará patentada esta última idea?).

No, la ventana inteligente de la que venimos a hablaros hoy es… otro rollo. ¿Os imagináis una ventana que detecte cuándo está entrando demasiado calor por una ventana y opaque su cristal automáticamente para conservar el fresquito en el interior? Pues dejad de imaginar, ¡porque las ventanas inteligentes cristal líquido lo han hecho realidad!

Cómo funciona la tecnología de la ventana líquida 💧

Lo más probable es que cuando nos hayáis leído hablar de ventanas inteligentes cristal líquido hayáis pensado que se nos ha ido la cabeza del todo. No, tranquilos, el concepto no es tan literal como aparenta, pero sigue siendo un gran avance para nuestro hogar inteligente. Cuando hablamos de mecanismos inteligentes, solemos ligar el concepto directamente a internet. Eso sí, ¿no es más inteligente aún un sistema que, sin necesidad de estar conectado a la red de redes, actúa tal y como se espera de él? Al tacto, las ventanas de cristal líquido están en estado sólido… pero donde ocurre la magia es en su interior.

Así es, además del cristal típico, el que conocemos de toda la vida, esta nueva ventana inteligente tiene un líquido interior con unas propiedades sorprendentes. Básicamente, estas ventanas cristal líquido actúan de un modo similar a aquellas figuritas que eran capaces de predecir la lluvia cambiando de color, ¿os acodáis de ellas? En su caso, lo que provocaba tal efecto era un gel de sílice que absorbía la humedad del ambiente dando lugar al espectacular fenómeno. Pues bien, en las ventanas cristal inteligente, este elemento es capaz de cambiar su estado en función del calor que haga.

En caso de detectar que se ha sobrepasado cierta temperatura, el cristal líquido deja de ser transparente y se vuelve opaco. Esto impide que los rayos del sol sigan penetrando en el interior del habitáculo que queremos proteger y, por consiguiente, supone un gran ahorro de energía. A menos incidencia de los rayos de sol sobre, por ejemplo, nuestra casa, menos calor, y por tanto menor necesidad de poner el climatizador. ¿Y cuando hace frío? La temperatura desciende y los cristales vuelven a ser traslúcidos. Así de fácil, y así de útil, ¡olé lo científicos coreanos!

Ventajas y desventajas de las ventanas inteligentes 🧐

Como siempre, el hecho de contar con este tipo de tecnología de ventanas inteligentes cristal líquido trae consigo cosas buenas y cosas malas. ¿Qué os parece si vemos con detenimientos las ventanas inteligentes ventajas y desventajas?

Ventajas que nos aportan las ventanas inteligentes cristal líquido

  • Para empezar, tal y como ya hemos mencionado, se estima que el ahorro de energía rondaría el 45%. La mayoría de nuestro gasto de energía, ya sea en el hogar o en el entorno laboral, se lleva a cabo para mantener una temperatura óptima. En verano queremos que haga más fresco, mientras que en invierno necesitamos más calorcito. Este ahorro gracias a la ventana inteligente, según nuestras estimaciones, sería más bien en verano, aunque en invierno también contribuiría a mantener el calor en el interior de los edificios.
  • Además del ahorro energético, el uso de este nuevo material en la ventana inteligente trae consigo una función extra que no está nada mal. Al implementar esta novedad, el ruido exterior se reduce hasta en un 15%, ¡lo que nos parece una noticia realmente estupenda!
  • El sistema de ventanas inteligentes cristal líquido es más económico que otras alternativas, lo que siempre es un elemento a tener en cuenta. Sobre todo en un tiempo en el que cada euro cuenta.

Desventajas de las ventanas inteligentes cristal líquido

  • A diferencia de otros sistemas de ventana inteligente, que sepamos, el don de convertirse en traslúcidas u opacas no depende de nosotros, sino del propio material. Esto hace que, si queremos ver el exterior en algún momento de calor, no podamos a no ser que abramos la ventana. De igual modo, no podemos ‘oscurecer’ los cristales cuando necesitemos algo más de privacidad. En estos casos, lo mejor es optar por sistemas de láminas pegadas al cristal que nos dejen manejarlos a nuestro antojo a través de un mando a distancia.
  • Cambiar las ventanas de casa siempre supondrá un coste que, en otra circunstancia, no tendríamos por qué afrontar. Eso sí, teniendo en cuenta lo que vamos a ahorrar, y que no tenemos por qué cambiar las de toda la casa a la vez… ¡esta desventaja no nos parece tanta desventaja!

Yoigo Custom

¿El futuro de los edificios de las ciudades? 🏢

El futuro inmediato de los edificios de las ciudades pasa por las certificaciones energéticas y el ahorro en este sentido. En una sociedad en la que cada vez cobramos menos y los precios se encarecen más y más, y en un mundo cada vez más castigado por el abuso energético, todo sistema que puedan ayudarnos en este sentido son bienvenidos. De hecho, modelos como los de las casas pasivas, cada vez más presentes en nuestro país, o las casas inteligentes como la que LG ha construido en Corea del Sur, se basan precisamente en esto. Eficiencia máxima para el día a día.

Está demostrado que sellar apropiadamente las posibles fugas de temperatura supone un ahorro energético considerable. Ahora, si además somos capaces de gestionar la cantidad de luz, y por lo tanto de calor, que reciben nuestros hogares y centros de trabajo, tendremos aún más camino andado. Aún nos sabemos cuál será el ventanas inteligentes precio de venta final porque todavía no se han producido a gran escala. Eso sí, a estas alturas del cuento sí podemos confirmaros que las ventanas inteligentes cristal líquido son mucho más que el futuro de nuestros hogares. Son un futuro inminente, y cuanto antes nos hagamos a la idea… ¡mejor!

1 comentario

Dejar una respuesta