Tecnología y Educación

¿Cómo podemos mejorar la calidad educativa con el uso de la tecnología?

clase de niños con ordenadores

Una de las grandes preocupaciones de cara al futuro de las generaciones más jóvenes es estar lo suficientemente preparados como para competir en igualdad de condiciones en un mercado laboral y económico cada vez más exigente. Hay cuestiones ineludibles desde todos los ámbitos que ya se están abordando pero hay otras necesidades en las que se debe hacer todavía más hincapié. Analicemos cómo mejorar la calidad educativa para no quedarnos atrás. ¿Es la tecnología nuestro punto débil?

¿Qué es la calidad educativa y cómo gestionarla? 👨‍🏫

La definición de calidad educativa resulta algo complicada de exponer aunque puede concebirse como un sistema relevante, eficaz, equitativo y pertinente, entre otras cualidades, siempre enfocadas a la mejora de este derecho fundamental.

Para Ramón Pérez Juste, la calidad educativa es la armonización integradora de los diferentes elementos que componen a la educación. Y esos elementos son:

  • Eficacia en el logro de un servicio, bien u objeto excelente.
  • Su consecución mediante procesos eficientes y satisfactorios tanto para los destinatarios como para el personal de la organización encargada de lograrlo.

Peter Mortimore precisa un poco más este concepto y asegura que la escuela de calidad debe promover el progreso de los estudiantes desde el punto de vista de sus logros intelectuales, sociales, morales, tecnológicos y emocionales, sin perder de vista el nivel socioeconómico, el ámbito familiar y el aprendizaje previo de cada estudiante. Es decir, que la calidad educativa hay que medirla desde un punto de vista global que va más allá de los simples resultados académicos. Son importantes la percepción de los usuarios (alumnos y padres), la eficacia de las escuelas para alcanzar resultados y, en definitiva, el valor añadido que hace que una educación pueda ser calificada como de calidad.

¿Esto significa que es un término subjetivo? Podría serlo, pero por eso se contempla la calidad educativa dentro de la Ley General de Educación, en la que se recogen los estándares que debe reunir un sistema educativo para poder evaluarlo como de calidad.

Autonomía y evaluación de los centros educativos

La preocupación por la calidad educativa del Ministerio de Educación le lleva a promover acciones encaminadas a fomentar la calidad de la enseñanza en los centros docentes, reforzando su autonomía en la gestión de calidad educativa desde la dirección de los propios centros. Eso implica mayor toma de decisiones de los propios profesionales, que son los grandes conocedores de las necesidades y del funcionamiento de cada comunidad educativa.

Para implicar aún más a los centros en este objetivo, desde la administración pública se incentiva con medidas como:

  • El reconocimiento honorífico de los centros que fomentan la calidad de su educación.
  • Evaluación del centro para comprobar los resultados. Todos tienen que rendir cuentas.
  • Mayor especialización de los centros docentes que permita conocer las necesidades específicas de cada escuela.
  • Medición de resultados en base a las mejoras experimentadas por cada centro.

Por todo esto, los centros educativos están obligados a presentar su planificación estratégica en la que incluyan:

  • Objetivos
  • Resultados
  • Gestión a desarrollar
  • Calendario
  • Programación de actividades

Todas las acciones que tome cada centro deben ser competitivas y viables desde el punto de vista de la gestión de los recursos humanos, materiales y financieros que se necesitan para alcanzar las metas marcadas en cada caso.

Indicadores y estándares de calidad educativa 📏

Para fijar unos criterios unificados y poder medir realmente la mejora de la calidad educativa de cada centro, el equipo directivo correspondiente debe tener en cuenta una serie de indicadores de calidad educativa a la hora de elaborar su planificación. Para ello, han de tener en cuenta diferentes factores:

  • La gestión de los equipos directivos es clave para implicar a todos en la mejora de la calidad educativa del centro.
  • Compartir valores y objetivos.
  • Tener un buen ambiente de aprendizaje. Convivencia y calidad educativa también deben ir de la mano.
  • Contar con una amplia oferta formativa.
  • Establecer niveles de exigencia basados en la equidad.
  • Reconocer el esfuerzo de todas las personas que forman parte de la comunidad educativa.
  • Realizar un seguimiento individualizado de los estudiantes.
  • Velar por la autonomía del alumnado para que sean los propios estudiantes los que desarrollen su responsabilidad con sus propios estudios.
  • Planificar contenidos en base a la utilidad de la enseñanza.
  • Constante formación docente -especialmente desde el punto de vista tecnológico- para garantizar una evolución continua del sistema. Todo se puede y se debe mejorar con el tiempo.
  • Implicar a las familias. Su participación es imprescindible para mejorar la calidad educativa.

Evaluación y calidad educativa

Desde la administración pública no sólo se fijan los criterios de calidad educativa sino que también se realiza un seguimiento para comprobar que se cumple con los estándares mínimos de calidad de la enseñanza. ¿Cómo se lleva a cabo esta supervisión?

El Estado y las Comunidades Autónomas llevan una inspección continua de los centros educativos, desde la revisión de los planes de cada escuela a la inspección periódica de las aulas, la coordinación de los centros, la evaluación de los centros, la realización de informes, la formación actualizada del cuerpo docente, los exámenes de evaluación al final de cada etapa educativa del alumnado, etc. En este sentido, España participa en diferentes proyectos internacionales de evaluación educativa como el conocido PISA y otros de similares características, que no sólo evalúan los progresos de los alumnos sino también de profesores y centros educativos en general.

Yoigo Custom

Situación de la calidad educativa en España 🧐

La principal preocupación de cualquier sistema de enseñanza debe ser siempre cómo mejorar la calidad educativa para seguir progresando. Para ello, todas las medidas de las que hemos ido hablando a lo largo de este post van encaminadas a detectar esos problemas de la educación en España con el objetivo de tomar medidas que permitan solucionarlos.

Así, todas estas acciones nos han permitido conocer que en nuestro país existe una elevada tasa de abandono escolar temprano, siete puntos por encima de la media europea, situando a España como el país de la UE con mayor porcentaje de jóvenes que no tienen estudios medios. Eso significa que todavía las medidas implantadas para mejorar la calidad educativa son insuficientes y que hay que seguir trabajando duro para poder colocarnos al mismo nivel que otros países de la OCDE.

Otro de los grandes retos a los que tiene que hacer frente el sistema educativo español para colocarse a la altura de otros países es en cuanto a tecnología, lo que pasa por la formación continua del profesorado y la apuesta por el uso de las TIC dentro del aula. Y a ello hay que sumar también un fuerte avance en el conocimiento de idiomas. La competitividad laboral y económica de nuestras futuras generaciones pasa por todo ello si queremos aunar igualdad de oportunidades y calidad educativa.

Dejar una respuesta