Tecnología y Educación

Dificultades en la educación a distancia, el nuevo modelo cada vez más popular

niña haciendo tarea

Con el debate de si el teletrabajo es o no posible más vivo que nunca, y de si los empresarios serán capaces o no de aceptar el reto, ha surgido otra tendencia inesperada. Hablamos, como algunos habréis adivinado, de la multitud de tipos de educación a distancia que han surgido en los últimos meses. Lo que antes era considerado poco prestigioso, ahora es más demandado que nunca. Las instituciones educativas se han adaptado a la situación de pandemia en tiempo récord. Han tenido que adecuar sus criterios de evaluación en la educación a distancia a los nuevos estándares. Ya se sabe, ¡renovarse o morir!

Eso sí, como todo en esta vida, la educación a distancia tiene sus pros y sus contras. Es el presente, ya no hay duda de ello, pero sobre todo es el futuro de la formación. La educación a distancia o en línea tiene mucho que decir, pero… ¿estamos preparados a día de hoy para todo lo que ello implica?

Ventajas y desventajas de la educación a distancia 👨‍💻

Tal y como ya hemos adelantado hace un momento, la educación a distancia tiene ventajas y desventajas, hasta ahí bien, ¿pero cuáles son? Hoy, en Tecnología del Futuro, hablamos de todas ellas, tengan más o menos que ver con los dispositivos electrónicos de los que disponemos. Porque a la hora de sopesar qué tipo de formación elegir, conviene tener muy claro a qué nos exponemos y, sobre todo, qué podemos ganar y qué podríamos perder.

Educación a distancia, ventajas

Dicen que a la hora de contar las cosas es mejor empezar por el lado malo, pero no os vamos a engañar: nosotros somos muy de todos los tipos de educación a distancia. Por eso vamos a empezar por lo bonito, ¡porque es mucho y creemos firmemente que puede con todo lo malo!

  • La primera de ellas, la más obvia, es que se acabó el no poder formarse en un centro determinado por no poder acudir presencialmente al mismo. Ahora, todo el que quiera estudiar un máster estadounidense podrá hacerlo, aunque para ello no pise los EEUU. Gracias a la educación a distancia y sus características, aunque suene redundante, se acabaron las distancias.
  • Basta con una línea de internet y un dispositivo electrónico para poder acceder a la educación. Ni libros ni ningún otro tipo de inversión astronómica para poder empezar.
  • Es apta para todos los niveles educativos, incluyendo la educación a distancia para niños. Eso sí, esto también conlleva alguna que otra desventaja, aunque es lo veremos en el próximo apartado.
  • Cualquiera de los tipos de educación a distancia ayuda al alumno a desenvolverse mejor con las nuevas tecnologías. Desde niños que empiezan a utilizar equipos informáticos hasta adultos que no lo habían hecho nunca antes, ¡todos somos iguales ante una pantalla y un teclado!
  • La flexibilidad de horarios, si el material didáctico está siempre disponible, es total. Se acabó lo de tener que elegir entre estudiar y trabajar.
  • Los gastos secundarios que suelen acompañar al proceso educativo se minimizan al máximo. No hay que pagar transporte ni alojamiento. Únicamente tenemos que hacer frente a la cuantía que nos exija la institución en sí.
  • La personalización es máxima, ¡al fin tendremos un tutor que de verdad sabe quiénes somos!

Educación a distancia, desventajas

Así es, la educación a distancia también tiene cosas malas. Eso sí, a nosotros nos gusta verlas como detalles a mejorar, así que de nosotros dependerá que terminen puliéndose para hacer la experiencia aún mejor.

  • La fuerza de voluntad juega un papel demasiado importante. Las clases son como el gimnasio, muchas veces nos obligamos a seguir porque vamos de forma presencial, pero estudiar desde casa implica una constancia que no todo el mundo tiene.
  • Aunque no hay que ser un experto informático para recibir la mayoría de los tipos de educación a distancia, lo cierto es que sí que hay que tener unos conceptos básicos. Como mínimo, lo justo para recibir el contenido formativo y poder enviar los que se nos pida. ¿Lo bueno? Que se aprende enseguida, ¡y que nos sirve para multitud de aspectos de nuestra vida personal y laboral!
  • No hay ningún tipo de networking, por lo que hacer contactos, o compañeros de clase, resulta altamente complicado. Esto mismo puede sucedernos también con algunos profesores, por eso conviene tener un contacto estrecho con ellos, para que vean que tenemos interés.
  • Pasar de la educación tradicional a la educación a distancia no resulta igual de sencillo para todo el mundo. En ocasiones, somos nosotros mismos los que nos imponemos las peores barreras.

Como veis, nada que no pueda solucionarse con ganas y, sobre todo, tiempo. Nuestra generación será la que marque un antes y un después en la educación a distancia, ¡y los que vengan detrás lo agradecerán muchísimo!

¿Educación tradicional o en línea? 🤔

Siempre habrá defensores de un bando y del otro. De la educación a distancia y presencial. Pero ojo, que a lo que vamos ahora mismo no es hacia un cambio total, sino a un modelo híbrido. Hay prácticas que no pueden hacerse a distancia, ni exámenes en los que podamos estar sin vigilancia. De todos modos, como de costumbre, los estadounidenses nos llevan mucha ventaja en esto. Hace años que es posible cursar un máster de una universidad de allí desde cualquier parte del mundo, o incluso un doctorado, teniendo que ir en persona, como mucho, una o dos veces en total.

Si ellos pueden, y nosotros podemos cursarlos, ¿por qué no adaptar la educación española a estos mismos estándares?

Lo único que se necesita es una plataforma de educación a distancia competente, un sistema educativo capaz y unos alumnos con ganas de comerse el mundo. El resto es ‘solo’ aprendizaje, y de eso seguro que no falta. ¿Educación tradicional o en línea? Depende de los tipos de educación a distancia. Somos firmes defensores de que la educación primaria debe ser 100% presencial, pero a partir de ahí, ahora que contamos con los medios para ello… ¡que cada cual pueda elegir su camino libremente!

Dejar una respuesta