Tecnología y Educación

La importancia de la felicidad en la educación del futuro

niños sonriendo

Durante generaciones, hemos tendido a idealizar la felicidad. Asumimos que la vida no es feliz, que lo normal es que nunca llegue a serlo, y tiramos hacia adelante como mejor podemos. De hecho, nos mimetizamos tanto con el resto del mundo que si vemos a alguien intentando conseguir sus sueños, no dudamos ni un segundo en ponerle los pies en el suelo. Eso sí, ¿qué pasa si después de todo la felicidad sí que existiese? ¿Y si además pudiese servirnos para avanzar más satisfactoriamente en terrenos como la educación o el ámbito laboral?

No es lo mismo levantarse con ganas de comerse al mundo que hacer lo que toca solo porque hay que hacerlo. Los expertos lo saben, la felicidad en la educación es la clave de cara al futuro que nos aguarda,¡y ya ha llegado la hora de que nosotros lo sepamos también!

Educación y felicidad 😃

Si le decimos a un niño que no haga algo, lo hará aún con más ahínco. De hecho, la psicología inversa nos aconseja que a los niños les digamos justo lo contrario de lo que queremos que hagan, que así igual tenemos una oportunidad de salirnos con la nuestra. ¿Y qué pasa con las técnicas de psicología positiva? Un niño que tiene ganas de ir a la escuela es un niño que llega a clase mucho más receptivo para aprender. Y lo mismo ocurre con un adolescente en el instituto, un adulto en la universidad o un profesional que va por su tercer máster.

La relación entre educación y felicidad se ha demostrado clave a la hora de conseguir buenos resultados en las labores de enseñanza y aprendizaje. Si nuestro cerebro relaciona el momento de atender a la lección con el tedio, lo más probable es que la materia no nos entre ni con cuchara. Sin embargo, si somos capaces de aplicar la felicidad en la educación, la cosa puede ser cosa de coser y cantar. Y ojo, hablamos del mismo individuo en ambos casos, con las mismas capacidades y las mismas limitaciones.

Educar para ser feliz es casi tan importante como la propia materia que se pretende impartir. De ahí que expertos como Tal David Ben-Shahar, profesor licenciado en Harvard especializado en el áreas de la psicología positiva, insistan en que la ‘ciencia de la felicidad’ debería impartirse en las escuelas. Y del mismo modo en el que se hace con la lengua o las matemáticas, como una asignatura troncal de las que puede definir el resto de nuestras vidas. Por supuesto, en esta educación para la felicidad la tecnología también juega un papel importantísimo, ¡y es que no hay futuro alguno sin ella!

¿Qué es la psicología de la felicidad? 🤔

Sí, sabemos que eso de ‘psicología de la felicidad’ suena a libro de autoayuda y que incluso echa un poquito para atrás. Lo sabemos, pero después de haber investigado un poco, podemos deciros que no lo es en absoluto. En la década de los 90 se puso de moda doblar cucharas con la mente, ¿os acordáis? Entonces es que ya tenéis unos añitos encima… Pero no, no os vamos a hacer doblar cucharas, entre otras cosas porque no se puede. Sin embargo, la psicología de la felicidad sí es una herramienta que nos permite aprender a ver la vida desde un punto de vista más positivo.

La idea es que dicho punto de vista, bien aplicado, nos permita aplicar la felicidad en la educación. Ben-Shahar, por ejemplo, asegura que la tecnología de la que disponemos a día de hoy, y de la que dispondremos en un futuro, es realmente maravillosa, pero que tenemos que aprender a utilizarla. Según su opinión, la mayoría de la gente es utilizada por la tecnología. Es decir, está anclada, por ejemplo, a un teléfono inteligente. A un ordenador. Es incapaz de desconectar, y para ser felices y aplicar la felicidad a todos los ámbitos de nuestra vida tenemos que aprender a desconectar.

Para él, la ciencia de la felicidad es aprender a utilizar dicha desconexión para construir más y mejores relaciones, más sanas, pero reales, no virtuales. Aprender a ser resilientes, a afrontar mejor las dificultades. Ben-Sahar tiene muy claro que enseñar valores vitales a los jóvenes, además de contenidos académicos, no solo les ayuda a ser más felices, sino que les ayuda a alcanzar el éxito. Entonces, ¿si somos más felices aprenderemos más y nos irá mejor en la vida? Pues eso parece. Y ojo, ¡la psicología positiva se apoya en el método científico!

Yoigo Custom

La felicidad en el trabajo 👨‍🏫

Algunos habéis soltado una carcajada tan sonora y retorcida que no solo la hemos escuchado, sino que nos ha dado hasta un poco de miedo. Si la felicidad en la educación es importante, qué decir de la felicidad en el trabajo. Aunque nunca dejamos de aprender, lo cierto es que la etapa educativa está bastante definida en el tiempo. Sin embargo, la mayoría del tiempo que viene después lo pasamos madrugando para ir a desempeñar nuestro trabajo. El fin de nuestra sociedad, tal y como está planteada, es que nos formemos para salir adelante dando el callo, y de eso no se escapa casi nadie.

Por eso, si importante es aplicar la psicología de la felicidad durante la etapa estudiantil, más aún lo es hacerlo durante la mayor parte de nuestra vida. Parece una bobada, pero los que sonríen más suelen ascender más pronto que los que no lo hacen. ¿El motivo? Puede que tengan menos capacidades, pero establecen muchas más conexiones con quienes deciden quién hace qué. Y contra eso poco se puede hacer. No, los méritos no se evalúan como debieran, así que empezad a aplicaros el cuento de las técnicas de psicología positiva, porque os van a venir requetebién.

Según Ben-Sahar, “la felicidad contribuye al pensamiento innovador, al trabajo en equipo, a la motivación y a la productividad”. Nuestro bienestar nos convierte en seres mucho más positivos, y dicho positivismo se traduce en cosas buenas. Tanto si hablamos de la felicidad en la educación como si lo hacemos en la felicidad en el trabajo o, en definitiva, en la vida. Así que sed felices, ¡que es de lo que se trata!

Dejar una respuesta