Tecnología espacial

Aviones de hidrógeno con 1.000 km de autonomía a la vuelta de la esquina

avion movido por hidrogeno

Que el futuro de la movilidad es eléctrico es algo que no escapa a nadie. De hecho, viendo nuestras carreteras a día de hoy, se podría decir que comienza a ser más bien el presente. Eso sí, si hace un tiempo os hablábamos del taxi volador de Joby Aviation y de cómo pretende revolucionar este tipo de trayectos con sus cerca de 250 kilómetros de autonomía, esto que os traemos hoy es todavía más alucinante.

Llega el avión de hidrógeno con una autonomía de 1000 kilómetros y, además, llega de la mano de una compañía española, ¡y para mucho antes de lo que podíamos imaginar! Si el transporte de personas y mercancías es, junto con la actividad industrial, uno de los principales problemas de nuestra actividad contaminante… ¿será verdad que para el año 2050 podremos vivir en un mundo 100% descarbonizado? ¡Viendo esto diríamos que sí!

Cómo funciona el avión de hidrógeno 🧐

A diferencia de los motores de combustión interna, los motores de hidrógeno son capaces de elevar y mantener en el aire un avión con cero emisiones contaminantes a la atmósfera. Es como un sueño, pero lo cierto es que el concepto es tan real que ya son varias las aerolíneas que han decidido embarcarse en una aventura conjunta para convertirlo en un hecho. Concretamente, además de Airbus, que prepara sus propios diseños para un poco más adelante, son Icedlandair, Ravn Alaska y nuestra Air Nostrum. Ahora bien, ¿cómo funciona una tecnología que, en el caso de España, podría cubrir prácticamente todos los trayectos nacionales que se desarrollan a día de hoy?

Básicamente, la diferencia radica en que el motor de estos aviones es eléctrico y se propulsa gracias a una pila de hidrógeno. Este sistema, que podría parecer poco sofisticado, en realidad consta de tres partes:

  • Un sistema de almacenamiento de hidrógeno
  • Una célula de combustible de hidrógeno a bajas temperaturas
  • La presencia de una batería

¿Y cómo se obra la magia? Una batería de litio es la encargada de proporcionar la energía necesaria al avión en los momentos de máxima demanda, como el despegue o los momentos en los que el aparato necesita subir a cotas más altas. En cuanto al resto del tiempo, el hidrógeno generado por el proceso de electrólisis es más que suficiente para impulsar a la aeronave hasta su destino final.

La verdad es que una tecnología así es lo que llevábamos décadas esperando. Estaba claro que había que hacer algo con la contaminación generada por el transporte, pero tampoco se podía frenar de golpe y porrazo este tipo de actividad, ya que la economía mundial depende de ella. Eso sí, ¿es esta opción sostenible en el tiempo? ¡Vamos a verlo!

¿Es viable la tecnología de los aviones con hidrógeno? 🤔

Cuando hablamos de si una tecnología es viable, tenemos que hacerlo desde dos puntos de vista muy distintos: el de la sostenibilidad a nivel contaminación y el de la sostenibilidad en el económico.

  • Desde el primero, pensamos que el hecho de partir con una autonomía de 1000 kilómetros hace que sea perfecto para cubrir relativamente cortos. Obviamente, al principio será tremendamente complicado cubrir viajes internacionales. Sin embargo, en un país como España, añadiendo incluso Portugal, sería posible hacer prácticamente cualquier cosa excepto ir al archipiélago canario.

Poder cubrir prácticamente cualquier trayecto de estas características con cero emisiones sería una enorme noticia. Cierto, quedarían los viajes más largos, pero si tenemos en cuenta que este tipo de tecnologías no hacen más que evolucionar, no creemos que tardásemos demasiado en poder cruzar el charco en uno de estos aparatos.

  • En cuanto al aspecto económico, se está hablando de que los primeros aviones eléctricos de este tipo podrían transportar entre 45 y 60 pasajeros en cada viaje. Es bastante menos que algunos modelos actuales de queroseno, pero más que de sobra para resultar rentables en estos primeros pasos. Si tenemos en cuenta que el taxi volador tan solo podrá transportar a cuatro usuarios además del piloto, podéis hacer cálculos, ¡salen de forma bastante sencilla!

Si las compañías implicadas demuestran que volar con motores eléctricos resulta seguro, que no hay nada de qué preocuparse y además consiguen que hacerlo no constituya un lujo, diríamos que el avión de hidrógeno no solo es factible, sino que nos permitirá viajar más que nunca.

Se acabó eso de no visitar lugares sin estación de AVE o de tener que hacer interminables horas de autobús. Un avión y, en poco más de una hora, estamos en cualquier lugar del país sin que la atmósfera se entere. ¿Firmamos?

Yoigo Custom

¿Cuándo puede estar en el mercado? 🗓️

Cuando Airbus anunció el desarrollo de hasta tres tipos de avión eléctrico, lo hizo con una fecha que supuso un auténtico jarro de agua fría: el año 2035. No nos malinterpretéis, es comprensible, no pueden ponernos en el aire sin plenas garantías de seguridad, ¡pero se podían haber esperado unos añitos para anunciarlo entonces! Para 2035, en teoría, el hombre ya habrá pisado Marte tras un viaje de cerca de 9 meses, así que volar con un motor eléctrico, aunque necesario, no nos parecería tan sorprendente.

Sin embargo, los aviones eléctricos de Air Nostrum y sus socios, o al menos esa es la intención, surcarán nuestros cielos mucho antes. ¿Cuándo? A España no sabemos cuándo llegarán, pero está previsto que estén disponibles apenas un año después de la llegada de los taxis voladores de Joby Aviation: en el año 2025. Esto es, ¡en menos de 4 años!

Desde luego, este plazo nos motiva muchísimo más. Llevamos años poniendo a nuestro planeta al límite, por lo que el hecho de saber que pronto podremos quitarle una pesada carga de encima sin tener por ello que renunciar a nuestra libertad de movimientos es una auténtica maravilla. Los avances tecnológicos de los que está siendo testigo nuestra generación son una auténtica barbaridad, ¡así que no queremos ni imaginarnos cómo serán los de las que están por venir!

Dejar una respuesta