Tecnología espacial

China consigue una nave espacial reutilizable

nave espacial despegando

¿Una nave espacial reutilizable? China podría haberlo conseguido. El país asiático ha recuperado con éxito una nave espacial tras dos días en órbita, lo que -de confirmarse- sería un importante avance que permitiría ejecutar misiones en órbita terrestre baja de forma más eficiente.

Eso abriría la puerta a los viajes de ida y vuelta con un coste más bajo y, por tanto, mayor frecuencia. Esta nave sería, a grandes rasgos, como un avión, pero que llega hasta el espacio, con el objetivo de transportar, no sólo carga material, sino también personas. ¿Está más cerca el turismo espacial?

China mantiene mucho secretismo en cuanto a esta misión, según la prensa local, para preservar la seguridad de la misma. No hay imágenes que, de momento, prueben esta información que lanza la agencia de noticias estatal Xinhua.

¿Cómo es esa nave reutilizable?

Se cree que se ha desarrollado una versión del avión espacial X-37B de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos pero, como decimos, China no desvela detalles de este avance, por lo que este punto no está confirmado.

Tres años antes del lanzamiento de esta misteriosa nave reutilizable, China ya avisó de sus intenciones. Y, al parecer, ha cumplido su ‘amenaza’.

El aparato salió del Centro de Lanzamiento de Satélites Jiuquan, en el desierto de Gobi, al noroeste del país, a bordo de un cohete Larga Marcha-2F.

En teoría, es la primera de una serie de pruebas de este tipo de naves, aunque las siguientes podrían tardar años en realizarse. Cada lanzamiento debe perfeccionar al anterior, por lo que no se espera que se repita en un breve período de tiempo.

fibra mas movil

La exploración espacial en la actualidad y su abaratamiento

Desde hace años, los investigadores tratan de abaratar los costes de una exploración espacial con el posible uso de una tecnología más barata y reutilizable.

Eso permitirá repetir los lanzamientos con mayor frecuencia y, al ser a menor coste, plantearse esa idea (todavía quimera) de enviarnos a todos a hacer turismo al espacio.

El objetivo es ‘democratizar’ el espacio, pero desde el punto de vista de un uso ‘pacífico’ del mismo.

¿Qué avances existen en ese sentido?

Te hemos mencionado anteriormente el X-37B de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, que es capaz de orbitar cerca de la Tierra durante varios años para después aterrizar horizontalmente en una pista. ¿Te recuerda al sistema de un avión, verdad?

Técnicamente, es un avión espacial autónomo fabricado por Boeing, preparado para permanecer largos períodos de tiempo en órbita antes de regresar con autonomía a la Tierra.

Siguiendo esa estela (y nunca mejor dicho), China ha lanzado ahora su nave reutilizable, que podría tener similares características.

Este mismo año 2020, también la NASA y SpaceX dieron un importante paso hacia el abaratamiento de los costes de lanzamiento al espacio.

Dos astronautas viajaron por primera vez en una nave construida por una empresa privada. En este caso, propiedad del magnate Elon Musk.

En la misión, realizada desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), se utilizaron cohetes rusos para enviar a Douglas Hurley y Robert Behnken a la Estación Espacial Internacional.

Yoigo Custom

El programa espacial de China

China recupera ahora el terreno perdido en la carrera espacial. Se incorporó tarde, pero con paso seguro y agigantado.

Inició esta ‘batalla’ espacial en 1956 y, desde entonces, ésta ha sido la cronología de sus hitos más destacados:

  • 1970: Quinto país del mundo en poner satélites en órbita con el lanzamiento del Dong Fang Hong 1
  • 1999: Lanzamiento de un cohete (se desintegró en marzo del 2000)
  • 2003: Primer vuelo chino tripulado (el de la nave Shenzhou-5)
  • 2007: Lanzamiento del Chang’e-1
  • 2008: Paseo espacial de 15 minutos de Zhai Zhigang
  • 2011: Pone en marcha el módulo orbital Tiangong-1
  • 2012: Primera astronauta china, Liu Yang, a bordo de la nave Shenzhou-9
  • 2017: El proyecto Chang-E 4 investiga el lado oculto de la Luna
  • 2020: Lanzamiento de una sonda espacial en su primera misión de exploración en Marte
  • 2020: Recupera con éxito su primera nave espacial reutilizable

Las últimas misiones espaciales, visitando la Luna

China suele llevar con mucho secretismo todos sus asuntos, cuánto más los que tienen que ver con sus avances espaciales.

De su base espacial, situada en Neuquén, pocas cosas se conocen, salvo que está controlada por una agencia que depende directamente del Ejército Popular del presidente chino.

También se ha podido saber que, desde hace unos años, trata de convertirse en el primer país que regrese a la Luna con misiones tripuladas.

La cara oculta de la Luna

El país asiático ya se ha convertido en una de las grandes potencias espaciales, como acaba de demostrar con su nave reutilizable. Pero no es ésta la única misión que le preocupa.

China ha puesto en marcha su programa de exploración lunar, con el que ya ha conseguido colocar dos sondas en órbita alrededor de la Luna y ha hecho aterrizar dos rovers en su superficie, uno de ellos en su cara oculta. Eso, efectivamente, convierte al país asiático en el primero de la historia en aterrizar en esa inexplorada cara oculta de la Luna.

Ahora China está empeñada en traer muestras de la superficie lunar a la Tierra para que sean estudiadas aquí.

Su proyecto de exploración lunar es de los más ambiciosos y en él se incluyen, por supuesto, las misiones tripuladas.

En la actualidad, ya sólo Estados Unidos y Rusia están por delante en cuanto a inversión económica en misiones espaciales se refiere, pero China se ha propuesto llegar hasta donde nadie ha llegado antes.

La irrupción del capital privado en este tipo de misiones puede significar un paso adelante en la exploración espacial, aunque el hermetismo de China seguramente nos impida saber qué traman porque, como ha ocurrido con su nave reutilizable, ni siquiera nos muestren si el turismo espacial está o no cada vez más cerca.

Dejar una respuesta