Tecnología espacial

El nuevo inodoro de la NASA para la ISS, descubre sus peculiaridades

estacion espacial internacional

Pensábamos que no podía haber nada más avanzado en el mundo de los retretes que ese inodoro japonés que te da un aclarado en el jander con un chorrito de agua después de terminar de. Exacto, ese con el que alucinaban los futbolistas que iban al país del Sol Naciente a jugar la final del mundial de clubes. Ay, qué poco sabíamos de la vida… y de lo complicado que es hacer nuestras cosas en gravedad cero. No os riáis, que va totalmente en serio, ¿alguna vez os habíais planteado cómo ‘descomen’ los astronautas? Nosotros no, pero el inodoro de la NASA de 23 millones de dólares nos ha despertado la curiosidad.

Sí, sí, 23 millones para que los exploradores espaciales no manchen los trajes con deposiciones flotantes, pero… ¿por qué ha costado tanta pasta? Pues porque es una auténtica obra de ingeniería. De hecho, la agencia espacial más importante del mundo anunciaba a bombo y platillo el envío de este elemento tan necesario para la Estación Espacial Internacional. Sus ocupantes lo han recibido con los brazos abiertos, desde luego, pero no adelantemos acontecimientos, que en el post de hoy habrá tiempo para todo.

De momento solo os decimos que gestionar los residuos humanos mediante un inodoro espacial es mucho más importante de lo que habríamos supuesto. Este nuevo retrete espacial es un 65% más pequeño y pesa casi la mitad que los anteriores, algo clave de cara a la próxima misión Artemis 2. Si importante es evacuar estando ‘cerca’ de la Tierra, más aún lo será en la Luna, o de camino a Marte.  De momento, la ISS ya tiene su Universal Waste Management System (UWMS), ¡ahora solo cabe esperar que tras tanto esfuerzo y dinero los astronautas le den un buen uso!

Cómo funciona un inodoro espacial 🚽

La función del inodoro de la NASA es, básicamente, la misma que la de los que tenemos en casa. Llevar a cabo el mejor truco de magia del mundo, porque si los magos dicen aquello de ‘¿lo ves? ¡pues ahora ya no lo ves!’, esto otro preferimos no tener que verlo si es posible. ¿Y por qué no se han llevado una taza de váter de Roca y santas pascuas? Pues porque ahí es donde vienen los 23 millones de dólares. Así, a lo bruto, ¿habéis visto que los astronautas flotan en el espacio? Esto ocurre porque en la ISS no hay gravedad. ¿Os imagináis el destrozo que podrían provocar ciertas sustancias pululando por la nave? ¡Puaj!

El inodoro espacial que la NASA ha enviado a la Estación Espacial Internacional ha llegado para suplir al anterior. Este fue comprado por la Agencia Espacial Norteamericana a los rusos por 19 millones de dólares, pero se ve que ya no estaba en garantía. Su funcionamiento es complicado, pero puede resumirse en dos funciones muy obvias:

  • Recoger residuos humanos líquidos (pis)
  • Recoger residuos humanos sólidos (caca, en algún momento había que decirlo)

El procesamiento de la orina, clave para la supervivencia

Las veces que hemos visto el sistema de los inodoros espaciales nos ha hecho mucha gracia porque, mientras que en la Tierra va todo al mismo sitio, los pobres astronautas deben aprender a controlar sus esfínteres aún mejor que en nuestro planeta. ¡Como lo es venga todo junto tienen un problema! En el caso de la orina, la cosa es bastante llamativa a nivel visual: una manguera que termina en una especie de embudo. ¿Y esto por qué es así? Pues porque el sistema aspira la orina y la procesa, devolviendo a la nave entre un 80 y un 85% de agua apta para el consumo.

El espacio disponible en la ISS es más que limitado, y allí no hay tuberías, así que la única forma de garantizar las reservas de líquido elemento entre envío y envío de las distintas agencias espaciales es generando su propia agua. Curiosamente, esta tecnología ha sido llevada a cabo gracias a la colaboración española, concretamente la de los científicos del Instituto de Electroquímica de la Universidad de Alicante. Tal y como dijo uno de los responsables de la NASA al cargo del proyecto, “el café de hoy es el agua potable de mañana”. Una forma muy elegante de expresarlo, desde luego.

El procesamiento de las heces, vital

El hecho de que no haya tuberías y vayan cortos de espacio es aún más problemático con las heces, ¿cómo hacerlo para que no sean un problema? En primer lugar, con un sistema que sea capaz de crear algo de microgravedad para atraer los desechos sólidos y que no se queden flotando bajo las nalgas. Se trata de un separador con doble ventilador que genera un flujo de aire ‘atrapatodo’. Un invento, vaya. Y una vez solucionado este primer paso… ¿qué vendría después? ¡Pues deshacerse de ellas, claro!

Lo que hace este retrete es meterlas en una bolsa y, cuando esta está llena, van a una cápsula que se lanza hacia la Tierra con el objetivo de que se desintegre en la atmósfera. Esperamos que así sea, porque si no…

fibra mas movil

Cuándo estará instalado en la ISS 🤔

El carguero espacial Cygnus llegaba a la ISS la primera semana del mes de octubre de 2020. Entre sus muchos recambios y provisiones, los astronautas también pudieron encontrar el UWMS. A buen seguro les resultaría un alivio, ya que a finales del año anterior se vieron en serios problemas cuando los dos únicos inodoros de la Estación Espacial quedaron inutilizados a la vez. Una carcasa de aluminio impresa en 3D, un asiento inclinado que ahora se adapta mejor a las mujeres… Todo es poco para unos pioneros que pisarán la Luna en 2024 y, si todo va bien, tendrán que viajar con este nuevo inodoro espacial rumbo a Marte a partir de 2033.

En estas cosas es complicado poner una fecha inamovible, pero con el problemilla que tuvieron con los anteriores, lo más probable es que los astronautas se pongan manos a la obra cuanto antes. Y es que, si cuando viajamos estamos deseando llegar a casa para poder sentarnos en nuestro váter… imaginaos lo que han debido sentir al recibir este regalo de la NASA a más de 400 kilómetros de altura, ¡navidades anticipadas en la ISS!

Dejar una respuesta