Tecnología espacial

Cuáles son las mejores soluciones contra la basura espacial

soluciones basura espacial

¿Qué es la basura espacial? Este concepto se aplica a los objetos artificiales que se quedan en el espacio pero que ya no cumplen con una función útil. Principalmente, se encuentra la basura espacial orbitando la Tierra, ya que engloba cualquier pieza o resto dejado por el ser humano en el espacio y que tiene, por tanto, origen en nuestro planeta.

Estos desechos espaciales pueden ser tan grandes como un satélite inactivo, que puede tener el tamaño de un coche, o tan pequeños como una escama de pintura.

Vamos a conocer los efectos de la basura espacial y proponer soluciones para evitar esas consecuencias. ¡Es el momento de cuidar el cosmos!

La basura espacial alrededor de la Tierra 🌎

¿Te has preguntado alguna vez cuánta basura espacial hay alrededor de la Tierra? La cantidad de basura espacial que actualmente envuelve nuestro planeta se sitúa en torno a los 130 millones de objetos más grandes de un milímetro, según datos de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Este problema crece cada vez más deprisa, con las consiguientes consecuencias que la basura espacial genera. Por ejemplo, recientemente, un pequeño objeto perforó un brazo robótico de la Estación Espacial Internacional, lo que da pistas de que los problemas de la basura espacial pueden ser todavía mayores en el futuro.

El número de desechos espaciales es cada vez mayor, un problema que preocupa porque, además de los objetos lanzados por el ser humano, también empiezan a descubrirse otros no identificados.

La preocupación es tal que las agencias espaciales ya están monitoreando la situación para realizar un seguimiento continuo a más de 23.000 pequeños objetos en órbita baja para prevenir posibles colisiones.

Por qué es peligrosa la basura espacial según la NASA

La NASA considera que la basura espacial representa un enorme riesgo. Los desechos espaciales viajan a velocidades de hasta 27.000 kilómetros por hora, lo que quiere decir que un mínimo fragmento, por pequeño que sea, puede ocasionar serios daños en una nave, por ejemplo.

De hecho, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio asegura que la generación de basura espacial conlleva mayor peligro cuando esos objetos son milimétricos, puesto que son imperceptibles y pueden acabar impactando contra la mayoría de naves espaciales robóticas que actualmente hay en misión, y que operan en una órbita terrestre baja.

Ejemplos de basura espacial

La basura espacial puede tener orígenes diversos, aunque todos ellos relacionados con el ser humano. Aquí te apuntamos las causas más frecuentes de la generación de escombros espaciales:

  • Satélites muertos, es decir, que ya no están en uso y se quedan flotando en el espacio.
  • Equipamiento perdido, que puede ser desde herramientas a otros objetos utilizados en paseos espaciales.
  • Etapas de cohetes, que se quedan en órbitas bajas y se convierten en basura espacial caída en la Tierra. Aunque también la hay en órbitas más altas que se quedan flotando y pueden incluso explotar por los restos de combustible que contienen, generando miles de fragmentos.
  • Armamento. La Guerra Fría también tuvo sus consecuencias en el espacio, sobre todo por las pruebas realizadas con armas antisatélites. Los principales responsables son Estados Unidos y la Unión Soviética, pero también otros países como China o la India.

Tipos de basura espacial 🧐

La Agencia Espacial Europea establece diferentes maneras de clasificar la basura espacial que se encuentra orbitando actualmente alrededor de la Tierra.

Desechos espaciales

La ESA dice que los distintos tipos de escombros espaciales pueden incluir:

  • Carga útil. Se refiere, sobre todo, a satélites, incluyendo los fragmentos como resultado del deterioro o de colisiones.
  • Cohetes. Son restos de las etapas empleadas para poner misiones en órbita e incluye los fragmentos como resultado del deterioro o de colisiones.
  • Objetos relacionados con las misiones. Son herramientas perdidas, tornillos, cables, cámaras y otros objetos de este tipo.

Tamaño

Otra clasificación que la ESA realiza de los desechos espaciales es en base al tamaño de esta basura espacial:

  • Menos de 1 cm. La estimación es que hay más de 128 millones de fragmentos de escombros de menos de un centímetro que pueden escapar a los ‘ojos’ de los especialistas. En su mayoría son indetectables.
  • Entre 1 y 10 cm. Se estima que hay unos 900.000 elementos en órbita de este tamaño.
  • Más de 10 cm. Estos objetos pueden ser desde herramientas perdidas en alguna misión hasta satélites que ya están fuera de servicio.

Origen

También se puede clasificar la basura espacial en función de su origen:

  • Natural. Son trozos de materiales que provienen de cometas y asteroides. Se les conoce como meteroides y, aunque por lo general orbitan alrededor del Sol, también pueden llegar hasta la Tierra. Una vez que ingresan en ella se les denomina meteoros.
  • Artificiales. Son los objetos hechos por el ser humano y que ya no tienen ninguna función. Orbitan alrededor de la Tierra y pueden ser satélites en desuso, naves que han fallado, cohetes, fragmentos y hasta pintura descascarada. Es decir, este tipo es del que venimos hablando en este post, que es realmente la basura espacial cuyas causas son responsabilidad del ser humano.
Yoigo Custom

Las mejores soluciones 💡

Ahora se plantea el reto de no producir más basura espacial, sobre todo después de haber lanzado enjambres de pequeños satélites en órbitas bajas para proporcionarnos acceso a internet de alta velocidad desde cualquier punto del planeta. ¿Cómo se está intentando evitar las consecuencias de la basura espacial?

  • Numerosos satélites y la Estación Espacial Internacional utilizan escudos Whipple, que tienen una capa exterior que protege las paredes de la nave ante posibles impactos.
  • Cambios en la órbita. Muchos satélites modernos se lanzan en órbitas elípticas con perigeos dentro de la órbita terrestre, lo que facilita que se destruyan con el tiempo.
  • También se programan satélites para que se salgan de la órbita y se autodestruyan al entrar en contacto con la atmósfera al final de su vida útil.
  • Pasivación. Consiste en eliminar las fuentes de energía del satélite para que haya menos riesgos de explosiones aunque su cuerpo permanezca en órbita. Así se evita que haya muchos fragmentos pequeños y a ese objeto en concreto se le pueda realizar un seguimiento de una manera más fácil.
  • Otra solución a la basura espacial es reutilizar los cohetes que regresan intactos a la superficie de la Tierra.
  • Igualmente, se intentan frenar los fragmentos vaporizando la superficie de éstos con un láser de alta potencia.

Dejar una respuesta