Tecnología espacial

Estudios de la ISS muestran que podremos obtener minerales en el espacio usando microbios

astronautas cosechando

El hallazgo de agua en estado sólido en la Luna se nos ha vendido como un aspecto crucial para poder crear un primer asentamiento humano perenne allí. De hecho, ha sido precisamente este descubrimiento el que ha permitido poner una fecha relativamente cercana para la llegada del hombre a Marte: a partir de 2033. Pues bien, ahora se ha descubierto que la utilización de ciertos ‘microbios mineros’ podría facilitar enormemente la extracción de minerales del espacio

Estos seres vivos facilitarían enormemente la labor de vivir en el espacio gracias a la explotación de tierras raras. ¿Pero en qué consisten exactamente los experimentos ISS que podrían cambiar para siempre las expediciones espaciales? Hoy hemos venido precisamente a hablaros de ello, así que acompañadnos en este maravilloso viaje, ¡que la cosa está bastante interesante!

Los experimentos en la ISS 🛰️

Si algo nos ha enseñado el mundo de la ficción cinematográfica es que hablar de enfermedades y microbios en el espacio no suele estar ligado a buenas noticias. De hecho, uno de los últimos ejemplos lo encontramos en Away, donde una rara enfermedad está a punto de dar al traste con la primera misión del hombre a Marte. Eso sí, por esta vez, y sin que sirva de precedente, parece que los microbios nos traen buenas noticias espaciales, y es que gracias a ellos podría resultar muchísimo más sencillo extraer minerales del espacio.

Así lo han demostrado diversos experimentos llevados a cabo por los astronautas de la Estación Espacial Internacional que, aunque a veces se nos olvide, no están allí de turismo. Son algunos de los mejores investigadores de nuestro planeta, ¡y llevan a cabo diversos estudios en condiciones que serían imposibles de replicar aquí abajo! ¿Y qué tipo de experimentos se desarrollan a tanta distancia sobre nuestras cabezas? Sirvan como muestra los que tiene previstos el equipo que ha llegado hasta la ISS en la misión Crew-1 de SpaceX. Sí, la compañía del multimillonario Elon Musk.

  • Microbios en el espacio que comen rocas.
  • Cultivos de plantas en condiciones extremas, para garantizar la alimentación en una futura colonia espacial.
  • Diversas investigaciones con células humanas en gravedad cero.

Desde tiempos inmemoriales, los experimentos ISS han sido nuestra parte favorita de la aventura espacial junto con los paseos especiales, claro está. Décadas después de que los primeros cosmonautas fuesen puestos en órbita y el hombre pisase la Luna por vez primera, sigue pareciéndonos algo de película.

Por suerte, si todo va bien, seremos la generación que compruebe en primera persona que todos estos años de ensayo/error no han sido en balde. ¡Veremos al hombre llegar a Marte!

Los microbios en el espacio 🦠

Según hemos podido leer en prestigiosos medios como CNN o National Geographic, entre otros, “la capacidad de algunos microbios para extraer del suelo elementos económicamente importantes a gravedad cero podría resultar crítico para el asentamiento en otros planetas”. En otras palabras, existen organismos vivos capaces de hacer el mismo proceso que complicadas máquinas para extraer ciertos materiales del suelo. Están englobados dentro de lo que ha venido a llamarse como biominería, y su problema está en que aquí, en la Tierra, tenemos maquinaria muy desarrollada y más eficiente, al menos por el momento.

Eso sí, si hablamos del espacio la cosa cambia. Transportar un buen número de estos microbios es mucho más factible que llevarse al espacio toneladas y toneladas de maquinaria pesada. Y, de paso, resulta mucho menos contaminante para un entorno que aún no sabemos cómo reaccionará ante la acción humana. ¿Y qué pretendemos extraer? ¿Oro? ¿Cobre? Es posible que con el tiempo, sí, aunque las prioridades de estos seres vivos serán algo distintas en un principio. Sí, el foco estará en los minerales del espacio, pero sobre todo en esos que han venido a llamarse de tierras raras, los que se utilizan en la fabricación de componentes electrónicos

Un ejemplo de estos minerales del espacio que, suponemos, se buscará encontrar con más ganas, es el tan popular como escaso coltán. Este llamado ‘mineral de sangre’, más codiciado aún en la actualidad que los diamantes, es una mezcla de columbita y tantalita que no es nada abundante en nuestro planeta, pero que se ha convertido en crucial para nuestro desarrollo tecnológico. Encontrar una fuente estable de materias primas como esta es una de las claves de la experimentación con minerales del espacio, ¡y a nosotros nos da bastante buen pálpito!

Conan, la bacteria que ha sobrevivido un año en el espacio exterior

Si hay un experimento espacial con un ser vivo que nos ha llamado la atención en los últimos tiempos ese ha sido, sin duda, el que se ha llevado a cabo en el módulo japonés de la ISS. En él, se ha demostrado que una bacteria cuya resistencia ya era legendaria allá por la década de los 90, no solo ha sobrevivido a todo un año en el exterior de la Estación Espacial Internacional. Además, a posteriori, ha sido capaz de reproducirse sin ningún tipo de problema, y todo a pesar de la gran cantidad de radiación espacial recibida. 

Todo un logro que, hasta ahora, era impensable para todo aquel que no estuviese familiarizado con la Deinococcus radiodurans. Y qué queréis que os digamos, en vista de lo que ha conseguido… ¡la verdad es que el apellido que le pusieron los científicos no podría haber sido más acertado! Para que os hagáis una idea, este bichito soportó, durante toda una vuelta de la Tierra al Sol, unas condiciones que habrían acabado con la vida de un humano en tan solo unos segundos. Desde luego, toda una proeza.

Lo que nos llevará a la conquista del espacio serán los avances tecnológicos, pero parece que lo que nos hará quedarnos allí serán unos microorganismos de los que cada vez dependemos más. El primer paso, la extracción de minerales del espacio, y después… ¿la creación de una atmósfera como la nuestra en cualquier otro punto del universo? Eso ya no lo verán nuestros ojos, pero la mera idea nos llena de ilusión hasta límites que no sabíamos ni que existían. La tecnología del futuro está viva, ¡y completamente llena de microbios en el espacio!

Dejar una respuesta