Tecnología espacial

La nave Starship aterriza con éxito por primera vez

nave starship

Desde que se anunció una nueva expedición a la Luna para el año 2024 y un futuro viaje tripulado a Marte, el primero de la historia, a partir de 2033, todos los ojos estaban puestos en el aterrizaje de la Starship de SpaceX. ¿Y eso por qué? Pues porque tras muchos años sin poder plantearse iniciativas así debido a su coste, la irrupción de la compañía de Elon Musk cambió las tornas. El multimillonario sudafricano aseguraba que su empresa podría reutilizar sus naves y cohetes, pero a la vez se enfrentaba a un problema bastante grave. Básicamente, todos ellos estallaban en mil pedazos cuando estaban a punto de tocar tierra.

Con un panorama así, la verdad es que no nos habría gustado estar en la piel de ninguno de los astronautas que van a protagonizar el primer viaje a la Luna en décadas. Eso sí, la Starship SN15 lo cambió todo. Fue la primera vez en la que SpaceX consiguió posar su flamante cohete en el suelo de una pieza. Y eso, amigos, es algo digno de celebrar. ¡Os contamos el porqué!

El prototipo SN15 🚀

Poner en órbita una nave interplanetaria con destino a la Luna, o a Marte, y pretender recuperar los cohetes de lanzamiento para volver a utilizarlos en una futura misión era una osadía hace tan solo unos años. De hecho, el alto coste de las misiones fue lo que ralentizó la carrera espacial durante décadas. Teníamos que afrontar demasiados gastos aquí abajo como para pensar en colonizar la inmensidad del espacio. Sin embargo, con dinero y empeño puede conseguirse cualquier cosa en esta vida… y Elon Musk puede presumir de ambas características.

El muchimillonario tenía un objetivo muy claro: ganar aún más dinero vendiendo turismo espacial a gente con menos dinero que él, pero muy por encima de la media. Y si para ello tenía que ayudar por el camino a las principales agencias espaciales del mundo libre, por él sin problema. ¿Lo bueno de su negocio? Como buen negociante, para él el hecho de poder reutilizar tanto los cohetes como las naves espaciales resultaba primordial. Sin rentabilidad no hay negocio, amigos, por lo que todas las investigaciones de su equipo se centraron en esta peculiar característica. Tenían que conseguirlo, y el ‘no’ no era una opción.

Tardaron más de lo previsto, eso sí, pero cada fracaso era visto por el empresario como un nuevo aprendizaje. Se estaba dejando una pasta gansa, pero la que pretendía recuperar cuando todo fuese como la seda lo compensaría con creces. Por eso, que a principios de mayo el prototipo SN15 de Starship consiguiese posarse suavemente sobre la tierra sin hacer kaboom fue una de las noticias del siglo. Los tres motores Raptor SN54, SN61 y SN66 se portaron como unos campeones, y aunque el ‘bicho’ aterrizó al borde de la plataforma… aterrizó, ¡que no es poco!

Próximos objetivos 😃

Una vez superado el escollo de lograr un aterrizaje de la Starship exitoso, toca seguir mirando adelante. Ya lo dice Pablo Motos en El Hormiguero de vez en cuando: una vez puede ser casualidad, a partir de dos ya es ciencia. La única forma que tiene SpaceX de generar confianza en su modelo de negocio es demostrando que su idea es viable, que funciona y no costará vidas humanas. Una vez conseguido esto, entonces sí, tocará centrar todos los esfuerzos en los dos grandes objetivos de la próxima década y media:

Primera parada, viaje a la Luna

Aunque la tecnología de SpaceX ya ha llevado a varios astronautas hasta la Estación Espacial Internacional con cohetes y nave interplanetaria reutilizados, su primer gran hito será hacer que el hombre vuelva a pisar la Luna en 2024. Parece que la intención a medio-largo plazo es ubicar allí una estación permanente, aunque para eso aún pasarán unos años. Lo bueno es que la cuenta atrás hasta este momentazo lleva tiempo activa y, si todo va bien, lo viviremos dentro de muy poco tiempo.

A pesar de que los fiascos del aterrizaje de la Starship parecían poner en peligro los tiempos de la misión, el éxito del prototipo SN15 nos hace volver a ser optimistas con respecto a lo que está por venir. Vamos, que el astronauta que vaya a ser el primero en volver a posar su bota sobre la superficie lunar ya puede empezar a escribir su frase para la historia otra vez, ¡que seguro que se había relajado y ahora la pillará el toro!

Viaje a Marte, el siguiente gran hito para la historia

Con el rover Perseverance estudiando in situ las propiedades del Planeta Rojo desde hace unos meses y el Ingenuity como su fiel escudero, aunque primero llegará la Luna… toda la humanidad tiene puesta la vista en el primer viaje tripulado a Marte. Se producirá a partir de 2033 a no ser que los chinos, que ya han posado su primer rover allí, hagan la machada y se adelanten al resto.

A la espera de un sistema de propulsión nuclear que permita a una nave interplanetaria reducir sensiblemente el tiempo de viaje, los cohetes de SpaceX tardarán alrededor de 9 meses en llevar hasta allí a los colonizadores espaciales más osados de la historia. Teniendo en cuenta que, si todo va bien, tardarán ese mismo tiempo en volver, la verdad es que no les envidiamos nada de nada, ¡pero eso no quita que sea un desafío realmente emocionante!

El aterrizaje de la Starship, que podría parecer algo meramente anecdótico, marca pues el inicio de una nueva era espacial que promete ser de lo más prolífica. Son muchos los que esperan que estas expediciones desemboquen en la explotación de recursos extraterrestres para beneficio de las grandes compañías de nuestro planeta, aunque nos da que aún falta para eso… a no ser que Musk o Jeff Bezos se empeñen en ello.

 

Soñar es gratis, desde luego, pero cumplir esos sueños cuesta un dinerito que solo unos pocos tienen. El futuro está en sus manos, ¡esperemos que sepan cómo gestionarlo para que todos podamos sacar rédito de él!

Dejar una respuesta