Tecnología espacial

El nuevo rover Perseverance, de camino a Marte

rover sobre marte

Cuando en 1969, en plena Guerra Fría, el astronauta estadounidense Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano en poner un pie en la Luna, hubo quien creyó que todo era una treta de la administración Nixon para ganarle la partida a la URSS. Hoy, más de 60 años después, las miras de la humanidad están puestas en Marte y el rover Perseverance, estrella de la misión espacial ‘Mars 2020’, ya está en marcha para desentrañar los secretos del planeta rojo.

El lanzamiento de este nuevo rover por parte de la NASA forma parte del Programa de Exploración de Marte, un esfuerzo titánico que la agencia espacial norteamericana afronta desde 1993. ¿Su objetivo? Explorar la posibilidad de que exista vida en el cuerpo celeste vecino. Además, también estudiará la climatología y los recursos naturales marcianos para determinar si podría haberla en un futuro.

Hay quienes dicen que terminaremos agotando los recursos de la Tierra y que no nos quedará otra que mudarnos allí para seguir adelante. O que la primera persona que pisará suelo marciano ya está entre nosotros. Pero antes de todo eso el protagonismo es para un prodigio de la técnica que vamos a intentar desentrañar juntos, ¿nos ponemos a ello?

PERSEVERANCE, UN NUEVO ROVER EN MARTE 🤖

El Perseverance será el cuarto vehículo de estas características que se pose sobre el árido terreno marciano, y tomará el testigo de dos hermanos gemelos que llegaron a la superficie de Marte en el año 2004. La Nasa no quería errar el tiro y envió dos vehículos de similares características, el Spirit y el Opportunity, con la dicha de que ambos tomaron tierra con éxito y con apenas unas semanas de diferencia.

Los dos dieron buen servicio y tomaron multitud de muestras que animaron a los científicos a continuar con sus esfuerzos e idear esta nueva aventura del Perseverance. Concretamente, el Spirit estuvo en activo hasta el año 2010, mientras que el Opportunity estiró aún más su vida útil y aguantó hasta 2018. Ya quisiéramos baterías como las suyas en nuestros ‘smartphones’…

Un par de años después del final del Spirit llegaba a Marte un rover mucho más robusto, el Curiosity. Su tamaño era prácticamente el doble del de sus predecesores y pesaba hasta tres veces más. En gran medida, debido a la gran cantidad de instrumentos científicos, muchos de ellos ajenos a la NASA, que albergaba en su interior. Estaba pensado que su servicio durase algo menos de dos años, pero, por alucinante que parezca, la mole mecánica ha seguido enviando datos varios años después de lo previsto, ¡minipunto y punto para sus creadores!

Y AHORA QUE HEMOS CONTADO UN POCO DE HISTORIA…

Diríamos que las mentes pensantes que han dado vida al Perseverance no habrían podido estar más acertadas con el nombre del vehículo que nos ocupa, aunque lo cierto es que no lo han elegido ellos. Lo han hecho algo más de tres cuartos de millón de estudiantes estadounidenses, el futuro del país, a través de una votación online. La cosa no podría haber estado más consensuada.

De los errores se aprende. Por eso, aunque el diseño del rover espacial se basa en el de su predecesor más inmediato, el Curiosity, sus creadores han decidido incluir mejoras que influyan positivamente sobre su calidad de vida. Y no, no hablamos solo de la del aparato, también de las suyas, que al final son los que se llevan los disgustos cuando algo falla.

Así, además de dotar de mayor robustez a unas ruedas que en su día dieron más de un quebradero de cabeza (ahora serán de aluminio recubierto con tacos de tracción para que no haya superficie que se le resista), han tenido que aumentar el peso del conjunto a algo más de 1.000 kilos, una tonelada de avances técnicos en los que han puesto todas sus esperanzas para seguir encontrando respuestas a preguntas que, puede ser, aún no hayamos llegado ni a formularnos.

NOVEDADES DEL ROVER PERSEVERANCE, LA JOYA DE LA CORONA

Aunque países como China ya han enviado sus propias misiones al planeta rojo con el objetivo de convertirse en pioneros, los estadounidenses son ‘perros viejos’. El hecho de partir más tarde, unido al poderío americano en este tipo de citas, hace que el equipamiento del rover Perseverance vaya a reportarnos una serie de datos que ellos disfrutarán en exclusiva.

Para empezar, entre las 23 cámaras con las que cuenta el vehículo hay una capaz de tomar imágenes con zoom. Además, por primera vez en la historia, los micrófonos del Perseverance captarán el sonido del planeta tanto durante el aterrizaje como en cada toma de muestras de materiales extraterrestres.

Y la cosa no queda ahí. Además de utilizar plutonio, algo inédito hasta ahora en las misiones marcianas, el vehículo llevará consigo muestras del tejido con el que la NASA quiere confeccionar los trajes de los primeros astronautas en pisar Marte. También recopilará muestras que, en un futuro, retornarán a la Tierra para ser analizadas in situ.

También hará su aparición estelar ‘Moxie’, un sistema cuyo objetivo es primordial para futuros viajes de seres humanos allí: convertir el abundante CO2 de la atmósfera marciana en oxígeno, vital para la supervivencia de nuestra especie.

Por si todo esto fuese poco, Perseverance no estará solo durante esta épica aventura. El rover contará con su particular Sancho Panza, Ingenuity, pero no adelantemos acontecimientos… que os lo contamos un poco más adelante.

Masmovil ahorro

LANZAMIENTO Y LLEGADA A MARTE 🚀

El lanzamiento del vehículo espacial se produjo el pasado 30 de julio de 2020 y, si todo va bien, el centro de operaciones espaciales debería empezar a recibir noticias tan solo unos meses más tarde, entre finales de enero y mediados de febrero de 2021.

Antes, nos tocará vivir una delicada operación logística que deberá cumplir el objetivo de posar el aparato con la mayor suavidad posible sobre Marte. Todo un desafío que mantendrá en vilo tanto a la comunidad científica como a los amantes de los temas espaciales en general, pero, eh… aquí hemos venido a jugar, ¿no?

La intención es que Perseverance e Ingenuity lleguen al cráter Jezero tras algo más de 500 millones de kilómetros de viaje, un descanso más que merecido. Según reza la propia web de la NASA, se ha elegido este lugar porque los científicos piensan que hace millones de años albergó el delta de un río que, al inundarse, dio lugar a un lago.

Si las primeras muestras del rover son en un lugar que de verdad albergó agua, es posible que quede algún rastro de vida en ellas, aunque no se parezca en nada a lo que nosotros entendemos por ‘vida’.

Una elección sencilla, se podría pensar, pero que llevó cinco años de investigaciones sobre alrededor de 60 posibles destinos para la llegada del Perseverance. Como para ir con ellos de vacaciones un verano a Málaga y preguntarles en qué chiringuito se comen los mejores espetos de sardinas, vaya.

Bromas aparte, con lo que se jugaban, no podían dejar ningún detalle al azar.

EL HELICÓPTERO INGENUITY, SU COMPAÑERO MÁS FIEL

Como hemos dicho antes, se trata de la primera ocasión en la que el lanzamiento no envía únicamente a un rover a Marte. En esta ocasión, nuestro particular Don Quijote estará acompañado por un no menos llamativo Sancho Panza. Un helicóptero llamado Ingenuity con una misión crucial que nunca se ha  intentado antes: sobrevolar el planeta rojo a tan solo unos metros del suelo.

Hasta donde sabemos, el ingenio solo hará unos vuelos de prueba, en torno a 5 si el experimento sale según lo esperado, pero aportará un novedoso punto de vista que será oro puro para los investigadores.

¿Quién sabe? Tal y como nos dejó entrever una popular marca de impresoras hace unos años, quizás los marcianos lleven décadas dándonosla con queso… ¡y con esto se lo pongamos un poco más difícil!

Dejar una respuesta